Buenos Aires, 26/09/2017, edición Nº 1777

Comienza este mediodía el paro de subtes por 36 horas

Arranca al mediodía. Es por un reclamo salarial. Ni Ciudad ni Nación le buscan una salida a un conflicto que parece agravarse. El conflicto en el subte se pone cada vez más complejo y hoy los usuarios pagarán la falta de un acuerdo. La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) realizará un paro de 36 horas desde el mediodía , al que se sumará la huelga...

Arranca al mediodía. Es por un reclamo salarial. Ni Ciudad ni Nación le buscan una salida a un conflicto que parece agravarse.

El conflicto en el subte se pone cada vez más complejo y hoy los usuarios pagarán la falta de un acuerdo. La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) realizará un paro de 36 horas desde el mediodía , al que se sumará la huelga ya anunciada por el gremio UTA para mañana. Las medidas de fuerza se producirán por el fracaso de las paritarias, y se dan en el marco de un doble conflicto : entre la Nación y la Ciudad por el traspaso del servicio, y entre ambas agrupaciones sindicales por la interna que los enfrenta hace años.

Así, incluyendo el Premetro , hoy se quedarán sin servicio 500.000 personas, y mañana 900.000, según la concesionaria Metrovías. Es una medida muy fuerte: no había un paro de un día entero desde el 10 de noviembre de 2009. Se prevé una jornada de complicaciones en el tránsito y colectivos llenos. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, reconoció que “será difícil” lograr que ambos grupos de gremialistas levanten sus huelgas.

Las paritarias comenzaron en marzo, y en abril se dictó una conciliación obligatoria, que ya venció. De la mesa de negociación participan Trabajo, Metrovías y la UTA, a la que se sumaron los delegados de la AGTSyP pero informalmente , ya que no pueden participar en pleno derecho porque no tienen personería gremial.

Ambos grupos sindicales informaron que van al paro porque Metrovías no les realizó una oferta de mejora salarial. Los delegados piden un 28% de aumento y un plus de entre 1,3% y 2% por antigüedad.

A su vez, la empresa dice que, producto del conflicto entre la Nación y la Ciudad por el traspaso, no sabe con qué Gobierno negociar los fondos necesarios para cubrir las subas salariales. En un comunicado pidieron una pronta solución del conflicto, porque dicen que hasta ahora cubrieron la situación con fondos propios , aunque ya no pueden asumir nuevos costos operativos porque su situación económico-financiera es “compleja”.

Aquí aparece el primer problema, de orden político. La Nación afirma que la Ciudad debe hacerse cargo del servicio, porque el Congreso sancionó una ley que así lo dispone, y porque el 3 de enero firmó un acta en la cual aceptaba hacerse cargo de la potestad tarifaria y del control sobre el subte. Pero la Ciudad insiste con que el proceso para la transferencia del servicio nunca se concretó porque la Nación no se sentó a la mesa de diálogo para acordar los términos de ese traspaso, por ejemplo para definir cómo financiar las obras pendientes para mejorar la red (según la Ciudad, hacen falta US$ 1.000 millones).

Este enfrentamiento llevó a que la semana pasada el Ministerio de Trabajo enviara a la Policía Federal a buscar a Juan Pablo Piccardo, presidente de SBASE (la empresa estatal porteña que debería tomar el subte si se traspasara a la Ciudad), para que fuera a las paritarias. Piccardo asistió pero respondió con la postura de la Ciudad, y el lunes presentó un recurso de habeas corpus para que no lo volvieran a citar por la fuerza, recurso judicial que ayer fue rechazado.

Los trabajadores dicen haber quedado sin respuestas y en el medio de esta discusión. Pero su propia interna agrava el conflicto. La UTA anunció el lunes un paro de 24 horas para el jueves. En una demostración de fuerza, ayer la AGTSyP dobló la apuesta: su paro comenzará antes (hoy al mediodía) y durará 12 horas más. El secretario general de la AGTSyP, Roberto Pianelli, aseguró que “si Metrovías no tiene plata, que se vaya”, y denunció que la empresa “hace cuatro meses que no compra repuestos”. También aseguró que la UTA “no tiene capacidad para garantizar la huelga”.

Los metrodelegados ya venían llevando adelante medidas de fuerza. Además de levantar molinetes para que los pasajeros viajaran gratis, hicieron tres paros parciales en 15 días, el último el 26 de abril, cuando frenaron el servicio entre las 11 y las 16.

El conflicto por el traspaso también reavivó el problema de la falta de inversiones para mejorar la red. Desde el Gobierno porteño afirman que hacen falta US$ 1.000 millones en obras y compra de vagones que el Gobierno nacional prometió y no cumplió. En tanto, la Nación presentó el 18 de abril dos formaciones que compró a China para el subte A, y prometió la llegada de más vagones.

(Fuente Clarín)

Etqietas:

Comentarios

Ingresa tu comentario