¿Qué y cómo comer para mejorar la calidad de vida?

El Ministerio de Salud difundió una actualización después de 16 años donde aconseja más frutas y verduras, evitar la sal y más ejercicio

(CABA) Los argentinos tienen un gran problema con la comida. El 58 % de la población consume azúcares, carne vacuna grasa, bebidas e infusiones azucaradas, bebidas alcohólicas, golosinas, pan y panificados, entre otros productos poco saludables. Recurre con frecuencia a comidas rápidas o consume fuera del hogar. Y sufren deficiencias de vitaminas, hierro, calcio, exhiben bajos consumos de fibra, agua pura, frutas y verduras, carnes magras, pescados, lácteos, y se mueven poco. Para alentar el cambio, se publicó la nueva guía del Ministerio de Salud de la Nación que da las pautas concretas sobre cuáles son los alimentos que convienen, cuáles hay que evitar, y cuál es la frecuencia ideal para consumirlos.

“La guía es una herramienta para que la población tome decisiones. El problema es que la obesidad creció el 42,5% en la Argentina entre 2005 y 2013, y esa enfermedad aumenta el riesgo de diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares y las muertes prematuras”, dijo Marina Kosacoff, subsecretaria de Prevención y Control de Riesgos del Ministerio de Salud. La adopción de las pautas será clave para el futuro de la salud de los argentinos.

La última edición de la guía fue publicada en el 2000 por dos asociaciones de nutricionistas. Contenía un óvalo con los diferentes grupos de alimentos para mostrar qué consumir más y menos. La nueva edición fue impulsada por primera vez desde el Estado, durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, con la participación de funcionarios especializados en nutrición y con representantes de asociaciones no gubernamentales y universidades. Se hizo también una consulta pública durante tres meses. Ahora, la gestión de Mauricio Macri decidió continuar y difundir la guía, con la compilación de información que indica el estado de salud de los argentinos y sus principales problemas con la comida. Está ilustrada por un círculo: en la mitad hay frutas y verduras, ya que es el grupo de alimentos que más se deben consumir por día.

“La mayoría de los argentinos, incluso los que están en mejor situación socioeconómica, consumen pocas frutas y verduras por día. En promedio, son 1,9 porciones de frutas y verduras. No es sólo una cuestión de precios y acceso, sino también de costumbres que hay que cambiar”, señaló Kosacoff.

Se recomienda que hay que consumir menos sal, y hacer más actividad física. “La recomendación sobre sal es más clara y enérgica, y no es sólo para hipertensos. También se destacó el consumo de agua segura, que deben ser al menos 2 litros por día”, señaló. Se subrayaron las 3 porciones al día de leche, yogur o queso, con menor contenido de grasas y sal, que son fuentes de calcio, y necesarias en todas las edades. En algunas personas todavía predomina la creencia de que los lácteos son sólo para los bebés y los niños.

0000000701cnt-2015-08_plato-alimenticion

No se prohíben los productos no saludables, pero sí se aconseja reducir su consumo. Se los consideran como opcionales, y se incluyen los dulces y a las grasas no saludables. “Es mejor evitarlos. Pero si se tientan es mejor consumir sólo cantidades pequeñas”. Con respecto a esos productos, como palitos salados, papas fritas de paquete, bebidas azucaradas, manteca, margarina, grasa animal y crema de leche, entre otros, la guía advierte que su consumo en exceso “predispone a la obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otras”. Para estar bien, la guía basada en las evidencias científicas dice que lo mejor son las cuatro comidas saludables diarias. Que rinde hacer actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa. Y con respecto a las bebidas alcohólicas, aconseja que “el consumo debe ser responsable”, que los niños, adolescentes y embarazadas no deben consumirlas”, y que todos deben evitarlas siempre al conducir. NT