Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Comenzaron las reformas en estaciones del tren Uquiza

Trabajan en Coronado, Devoto y Lynch, algunas de las más descuidadas. Suman luces, nuevos accesos y arreglan baños y señales.

(PBA) Para los vecinos de San Martín y de Tres de Febrero acceder a algunas de las estaciones de la Línea Urquiza y sentirse seguros o cómodos es una cuenta pendiente desde hace años. Peor para aquellos que van en sillas de ruedas, con cochecitos de bebés, bolsos o maquetas (como el caso de los miles de estudiantes que usan el tren para llegar a la Facultad de Agronomía o a Lacroze). Pero a partir de los trabajos de mejoras y renovación que iniciaron en las primeras estaciones, el panorama cambió. En Coronel Lynch y Martín Coronado, dos de las que estaban más deterioradas, tras años de abandono empezaron a poner nuevas luces y transformar las plataformas donde la gente espera el tren, además de construir nuevos accesos y baños, que hasta ahora estaban cerrados o no existían. Durante las obras, el servicio se brindará con normalidad.

La intervención se efectúa en las estaciones Artigas, Libertador, Devoto, Lynch y Martín Coronado, y se encuentra enmarcada en el Plan de Mejoras que Metrovías implementa en toda la Línea Urquiza, que une la Ciudad de Buenos Aires con San Miguel, en la estación Lemos. “El orden de prioridad para la ejecución de las mejoras se estableció en función del estado de cada estación, de sus instalaciones y del flujo de pasajeros que posee. Actualmente los trabajos se centran en Lynch y Coronado (San Martín y Tres de Febrero)”, detallaron desde la empresa Metrovías, prestataria del servicio.

“Estamos adecuando las rampas y sanitarios para discapacitados, pintando íntegramente cada estación, reparando suelos y toda la herrería dañada o deteriorada. También vamos a demarcar las líneas de seguridad en andenes, instalar nuevos cestos de basura, bancos, luminarias con tecnología LED y adecuaremos las señales de servicio a los pasajeros”, explican las autoridades de la firma.

Quienes toman el servicio a diario coinciden en los reclamos.Tienen que esperar el tren a oscuras y es difícil subir a las estaciones, que están elevadas pero no cuentan con rampas o ascensores, y tienen las escaleras rotas. A sólo cincuenta metros de Martín Coronado se ubica el centro de salud Arturo Illia (ex UPA). Para las personas mayores o gente con movilidad reducida, contar con rampas es fundamental.

“Lo que está complicado en esta estación es el camino que hay entre la vereda y la rampa. Hay que pisar las vías y es imposible que uno pase con una silla de ruedas o bastón, por ejemplo”, manifestó Elsa Torres, que vive cerca de la Plaza Plate.

En Lynch, uno de los reclamos más frecuentes de los pasajeros es la falta de vigilancia. “Hay una garita de seguridad pero la mayor parte del tiempo, el efectivo de la Federal está adentro, no recorre ni se lo ve. Lo bueno es que van a poner luces nuevas. Los alrededores de la estación también deberían mejorar”, sostuvo Ricardo Pérez, vecino de San Martín.

Durante el mes pasado, la línea fue utilizada por más de 1.626.000 usuarios, de los cuales 447 mil son pasajeros que ascienden o descienden en las estaciones ubicadas en los partidos de Tres de Febrero y San Martín. “La ejecución de las obras –que costea el Ministerio de Transporte de la Nación– se realiza para que haya el menor impacto posible para los usuarios. Por eso no se cerrará ninguna estación ni se verá afectada la prestación del servicio”, remarcaron desde el área de Prensa de Metrovías.

Los trabajos también alcanzarán a los vecinos que viajen hasta San Miguel, ya que los próximos trabajos se ejecutarán en las estaciones terminales, Lemos y Federico Lacroze (en Chacarita), aunque no hay fecha estimada de inicio.

MG

FUENTE: CLARÍN

Comentarios

Ingresa tu comentario