Buenos Aires, 24/11/2017, edición Nº 1836

Coghlan: entraron a robar y a un ladrón se le escapó un tiro

Entraron mientras los dueños de la casa dormían, los amenazaron de muerte y a uno de los delincuentes se le escapó un tiro. (CABA) Otro barrio, otra entradera. Esta vez, le tocó a una pareja de Coghlan que se vio sorprendida por tres delincuentes jóvenes que forzaron la entrada a la casa y los amedrentaron durante casi una hora. Se llevaron $25 mil y joyas que luego fueron encontradas sobre...

Entraron mientras los dueños de la casa dormían, los amenazaron de muerte y a uno de los delincuentes se le escapó un tiro.

moviles-policia-federal

(CABA) Otro barrio, otra entradera. Esta vez, le tocó a una pareja de Coghlan que se vio sorprendida por tres delincuentes jóvenes que forzaron la entrada a la casa y los amedrentaron durante casi una hora. Se llevaron $25 mil y joyas que luego fueron encontradas sobre la vereda.

Mientras dos de los asaltantes se encargaban de recorrer la casa para robar los objetos de valor y el dinero, uno de ellos cuidaba a la pareja. Fue en este momento cuando tuvo lugar el hecho desafortunado que pudo haber terminado en tragedia: el ladrón le pegaba culetazos al dueño de casa y el arma se disparó, cayendo la bala en un placar.

Carlos, la victima del asalto, contó sus sensaciones: “Fue todo muy traumático, es la primera vez que nos pasa algo así; prefiero no recordar el hecho”. Además, se mostró reacio a brindar más información porque “con tantas precisiones le estamos dando más trascendencia al hecho y prensa a esta gente”.

La crónica de la entradera acorde a los datos de Carlos, indica que sucedió el sábado a las 4 de la madrugada y que “ingresaron mientras dormíamos, forjaron una reja y entraron”. El dueño de la vivienda confirmó que vivían solamente él y su pareja pero sumó al relato a su mascota, un perro, a la cual “parece que la tranquilizaron porque estaba asustadísima cuando la vimos”.

Asimismo, Carlos hizo referencia a los asaltantes: “Eran tres jóvenes de los cuales uno me pegaba, pero en estos casos siempre es así: hay uno bueno y uno malo”. También manifestó que los amenazaron de muerte “como suele ser costumbre cuando pasa algo así. Fue bastante traumático”, concluyó.

La policía llegó al lugar y ya está realizando las investigaciones correspondientes. Antes de comenzar con la búsqueda de los delincuentes, se llevaron a cabo varias investigaciones previas a las que tuvieron que prestarse las victimas: “Tengo que completar un montón de cosas que no puedo por la cantidad de gente que hay acá”, contó Carlos.

Fuente consultada: Infobae

Comentarios

Ingresa tu comentario