Buenos Aires, 16/12/2017, edición Nº 1858

Clausuran una sala de apuestas clandestina en el Abasto

Funcionaba tras la fachada de un club social de barrio. Foto: Taringa (CABA) La denuncia de vecinos motivó que el jueves por la noche la Agencia Gubernamental de Control porteña inspeccionara y clausurara un local en el barrio porteño de Abasto que, habilitado como club social, funcionaba como una sala de juegos clandestina. Según trascendió, el boxeador Jorge “Acero” Cali, ex custodio del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, estaría...

Funcionaba tras la fachada de un club social de barrio.

Foto: Taringa
Foto: Taringa

(CABA) La denuncia de vecinos motivó que el jueves por la noche la Agencia Gubernamental de Control porteña inspeccionara y clausurara un local en el barrio porteño de Abasto que, habilitado como club social, funcionaba como una sala de juegos clandestina.

Según trascendió, el boxeador Jorge “Acero” Cali, ex custodio del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, estaría vinculado a la actividad en el lugar, llamado Club Social Primera Junta, y situado en Lavalle 3461. Según voceros de la Agencia, al momento de la inspección se acercó un abogado que decía representar al boxeador; aunque, según la información brindada por el mismo organismo oficial, el título de propiedad del inmueble no se encuentra a nombre de Cali sino al de una persona cuyo apellido sería Silvetti.

Durante la inspección, que se llevó a cabo entre las 22 y las 23 del jueves pasado, se encontraron ruletas, fichas con los resultados de los juegos, tarjetas y bolilleros de bingo, mesas de blackjack y otros elementos vinculados al juego que desvirtuaban el rubro para el cual se encontraba habilitado.

En la sala de juegos ilegal también se encontraban entre 5 y 10 personas, entre hombres y mujeres. Según la Agencia Gubernamental de Control, no se corroboró ningún indicio de actividades vinculadas a la prostitución o a la trata de personas.

Por su parte, los vecinos de la zona sostienen haber visto autos lujosos frecuentar el lugar con asiduidad a partir de las 20 y detenerse en un estacionamiento próximo, custodiado por “personas fornidas, con apariencia de patovicas o barras de fútbol”, según afirmaron a LA NACION. Un vecino incluso asegura haber visto ingresar en el estacionamiento una Ferrari.

Otra vecina de la zona recordó que, hasta hace cuatro años, el lugar funcionaba como un salón de fiestas con pelotero y que, desde que cerró, comenzaron a hacerse reformas como el cerramiento de los balcones con vista a la calle y la colocación de cámaras de seguridad.

“En la cuadra, cuando el club abría, había seguridad y no robaban nunca. La policía tampoco pasaba. Pero cuando estaba cerrado, se convertía en una zona liberada para el robo de autos y estéreos”, dicen los vecinos.

Según el relato de los vecinos, la sala de apuestas clandestinas era frecuentada por figuras mediáticas y del ambiente artístico y deportivo. El financista Federico Elaskar, imputado por lavado de dinero en la causa vinculada al empresario Lázaro Baez, habría estado entre los habitués, según se informó ayer en el programa Lanata sin Filtro, por Radio Mitre.

Registrada la clausura, la Comisaría 9a. de la Capital quedó a cargo de la custodia del lugar, informó el diario La Nación.

Comentarios

Ingresa tu comentario