Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

Cirugía inédita en el Sanatorio Anchorena salva la pierna de un bebé

Milagros de la ciencia.

anchorena

(CABA) Cuando Máximo Ludwig Kirch estaba en la panza de su mamá, se detectó a través de una ecografía que le faltaba un hueso en la pierna derecha. Cuando nació, se pudo diagnosticar que se trataba de la misma malformación congénita que sufrió el atleta sudafricano Oscar Pistorius y que implicó la amputación de sus piernas. Sin embargo, el futuro puede ser diferente para Máximo. Porque un grupo de médicos, diseñadores industriales e ingenieros biomédicos argentinos desarrollaron por primera vez en el país una maqueta hecha en una impresora en 3D que los cirujanos utilizaron para planificar la reconstrucción de la pierna del nene, que tiene ahora 18 meses.

Es un gran avance para la medicina“, dijo Héctor Klappenbach, presidente de la Sociedad Argentina de Ortopedia y Traumatología Infantil. “El nene tiene una malformación que es muy poco frecuente, llamada ‘hemimelia peronea’, y que consiste en la ausencia del hueso peroné, que está en la parte inferior de la pierna. En países anglosajones, generalmente se hacen amputaciones de las piernas. En países latinoamericanos, como la Argentina, generalmente se espera más tiempo y se observa la evolución del caso. Si el cuadro se complica, la amputación se practica en la adolescencia. Pero ahora la reconstrucción, que incluye la impresión de una maqueta en 3D, puede evitar la amputación“.

El momento de aceptar el diagnóstico no fue fácil para los padres. “Nunca habíamos escuchado que existía esa malformación congénita. Nos empezamos a preguntar si Máximo iba a poder caminar o a jugar como cualquier nene. Pero el médico nos aclaró que el tratamiento será a largo plazo, con varias intervenciones. Nos venimos preparando desde el momento en que la ecografía detectó que le faltaba el hueso peroné“, contó la madre, Emilia.

¿Qué le hicieron exactamente a Máximo durante la primera operación? “Le hicieron una tomografía, y a partir de la imagen en computadora realizamos un molde o maqueta en una impresora en 3D. Se podría hacer algo similar para otros problemas de salud“, explicó Matías Muñoz, de la empresa Cirugía T.A., responsable del desarrollo con profesores de la carrera de diseño industrial de la Universidad Nacional de Mar del Plata. La maqueta 3D con la impresora se presentó en agosto pasado en el congreso de la Asociación para el Estudio de la Reconstrucción y Alargamientos Óseos en Rosario. Luego, los médicos de Máximo usaron la maqueta para observar los detalles de la pierna y planificar la intervención, que se hizo en el Sanatorio Anchorena el 27 de noviembre. Así, se redujeron tiempos de anestesia y quirófano.

El nene no tiene ni tendrá peroné, pero hicimos una intervención por la cual se hicieron cortes para enderezar otros huesos, como la tibia. También se practicaron injertos con huesos de la cresta ilíaca. La maqueta en 3D nos sirvió para que una intervención compleja se vuelva simple“, expresó Francisco Praglia, especialista en traumatología infantil del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Máximo ya está en su casa. Gatea y juega con la pelota. Esta semana volverá a la guardería. “No camina aún, pero tiene puesto un tutor externo circular que le permitirá caminar pronto“, estimó la mamá.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario