Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Cirigliano también culpó al maquinista ante el juez Bonadío

“Fue una falla humana”, declaró en indagatoria el dueño de TBA, Claudio Cirigliano, quien rechazó desde este modo,  toda responsabilidad por la tragedia de Once. El empresario detenido aseguró que él no estaba encargado de gestionar los subsidios que recibía del Estado. Claudio Cirigliano negó haber ocultado documentación relacionada con la causa de la tragedia de Once, rechazó cualquier tipo de responsabilidad en el hecho, atribuyó el accidente a una...

“Fue una falla humana”, declaró en indagatoria el dueño de TBA, Claudio Cirigliano, quien rechazó desde este modo,  toda responsabilidad por la tragedia de Once. El empresario detenido aseguró que él no estaba encargado de gestionar los subsidios que recibía del Estado.

Claudio Cirigliano negó haber ocultado documentación relacionada con la causa de la tragedia de Once, rechazó cualquier tipo de responsabilidad en el hecho, atribuyó el accidente a una “falla humana” y aseguró que él no estaba encargado de gestionar los subsidios que recibía del Estado, al ser preguntado sobre esa cuestión.

Fuentes judiciales informaron a Infobae.com que Cirigliano concluyó su declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadío, quien ordenó su detención antes de ayer por entorpecer la investigación judicial ya que la documentación que estaba bajo estudio de los peritos contables de la Corte Suprema de Justicia fue sacada de la sede de TBA.

Cirigliano, quien se remitió a un escrito presentado y rechazó contestar preguntas, continuará detenido y aguardará ahora a que el juez le resuelva su situación procesal, según las fuentes.

Al ingresar al despacho del juez, Cirigliano presentó un escrito en el que asegura que Cometrans, la empresa controlante, no tenía nada que ver con TBA y pidió, a través de su abogado Juan José Sforza, que cite de inmediato a un “testigo clave” relacionado con la cuestión de la sustracción de documentos. Luego se negó a responder preguntas.

El acusado, quien aseguró estar en Necochea cuando ocurrió el traslado de documentación de TBA, ratificó el contenido de un escrito presentado a la justicia por los apoderados de TBA en el que se explica el traslado de la misma domicilio de Zelarrayán 5121 y que, según la presentación fue informado a Bonadío el 29 de mayo de 2012.

Reiteró en el escrito, que, además, el traslado de la documentación de TBA fue consignada en todas las actas labradas cuando tomo posesión la Unidad de Gestión Operativa del edificio ubicado en Ramos Mejía 1358, donde anteriormente se encontraba la sede administrativa de Trenes de Buenos Aires.

Por último, las fuentes explicaron que Cirigliano dijo que el accidente habría sido ocasionado por una “falla humana” en referencia al motorman Marcos Córdoba, quien también está imputado en la causa.

Comentarios

Ingresa tu comentario