Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Cinco mitos sobre andar en bicicleta

Un transporte que crece en la Ciudad.

Las bicicletas se multiplican en el mundo. También las leyendas urbanas sobre sus beneficios y desventajas.

Bicicletas en la ciudad, Buenos Aires, 14-04-2011

(CABA) Revista Brando elaboró un cuestionario con respuestas frecuentes sobre las dos ruedas, tan en boga en la Ciudad.

¿Adelgaza?

Andar en bicicleta es una actividad aeróbica, que es el tipo de ejercicio que se recomienda para adelgazar y perder grasa en el cuerpo. El punto es que la pérdida de peso depende de cuántas calorías se queman y cuántas se consumen.

Un estudio publicado en la British Medical Journal reveló que aquellos hombres y mujeres que van a trabajar de manera activa (bicicleta, corriendo o caminando) poseen un índice de masa corporal y porcentaje de grasa en el cuerpo significativamente menor que aquellos que lo hacían por una vía de transporte privado.

Una persona que pesa 58 kilogramos, por ejemplo, es capaz de quemar entre 170 y 250 calorías si se desplaza a un ritmo relajado, que puede aumentar a más de 400 si pedalea a una intensidad moderada o superior a 700 calorías si lo hace de manera vigorosa.

Es decir, andar en bicicleta puede ayudar a adelgazar, pero depende del ritmo en que se haga y la dieta que haga para complementar el desgaste físico.

¿Perjudica las relaciones sexuales?

 

Fertilidad, impotencia, insensibilidad… Uno de los mayores mitos en relación a la bicicleta es sobre si afecta la vida sexual de las personas, tanto para las mujeres como para los hombres.

Comencemos por ellas. Hace dos años se publicó un estudio en el que se cuestionaba si la posición en la bicicleta podía causar adormecimiento y pérdida de sensibilidad en el área genital.

El estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, Estados Unidos, hacía referencia a la altura del manubrio en relación al asiento, que si se encontraba más bajo producía una mayor presión en el perineo y una menor sensación en el piso pélvico, entre el ano y la vagina. Pero los investigadores aclararon que esta condición podía cambiar con una modificación de la posición del manubrio y que se trató de un estudio pequeño, con un grupo reducido de mujeres de nivel competitivo.

También aclararon que sería necesario llevar a cabo más investigaciones con mujeres que usan la bicicleta como simple medio de transporte.

En cuanto a los hombres se han publicado muchos estudios que demuestran que la bicicleta puede causar trastornos genitales y disfunción eréctil. Pero la más reciente investigación al respecto, en el que se analizó una muestra de más de 5.000 ciclistas, no encontró ninguna asociación con el tiempo que se pasaba sobre el sillín y la infertilidad.

El estudio resaltó que si la conclusión tomó en cuenta a ciclistas que recorrían unos 300 kilómetros, aquellos que lo hacen de manera más recreacional no tiene ningún tipo de riesgo.

¿Ayuda a reducir los niveles de contaminación?

Del medio ambiente sí, del ciclista no. Es evidente que al aumentar el número de personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte disminuye el uso de vehículos en la ciudades. Sin embargo, esta estadística no favorece directamente a los ciclistas, que pueden inhalar entre dos y cinco veces más partículas contaminantes que aquellos que viajan en automóvil.

Tanto el estudio publicado por Luc Int Panis, investigador del Instituto Flamenco de Investigación Tecnológica, como dirigido por el profesor Jonathan Grigg de la Escuela de Medicina de Londres, señalan que el causante es la respiración más rápida y profunda de quienes andan en bicicleta.

Esto hace que inhalen mayor las partículas ultra finas que están en el aire, que llegan a ser de cientos de miles en un centímetro cúbico de aire en las horas de mayor congestión.

¿Es malo para las rodillas?

Depende de la posición que se tenga encima de una bicicleta. Los expertos recomiendan que aquellas personas que van a montar bicicleta se asesoren en cuál es el tamaño que más se adapta a sus características y reciban asesoramiento de cómo debe ser la postura encima de la bicicleta.

Lo repetitivo de la acción de pedalear puede causar muchas molestias si no se logra que el movimiento sea fluido y sin mucho esfuerzo, que por lo general se logra poniendo el sillín a una altura adecuada. También es recomendable comenzar a pedalear a un ritmo moderado e ir aumentando la intensidad gradualmente.

Andar en bicicleta es un ejercicio de bajo impacto y por lo tanto se recomienda frecuentemente en los tratamientos de rehabilitación de personas que han sufrido lesiones. Pero los especialistas de medicina deportiva también sugieren complementar el uso de la bicicleta, que se trata de un movimiento lineal, con otro tipo de ejercicios de mayor impacto como correr.

Comentarios

Ingresa tu comentario