Buenos Aires, 11/12/2017, edición Nº 1853

Cinco discos que te van a ayudar a conciliar el sueño

Escuchalos acá

El insomnio es uno de los males de nuestros días. Resultado del estrés, la computadora, el celular y el café, irse a la cama puede transformarse en algo tan difícil como levantarse a la mañana en invierno.

Escuchar-sonidos-mientras-se-duerme

(CABA) Conciliar el sueño puede ser más fácil en compañía de buena música. A continuación te dejamos cinco discos que te van a relajar lo suficiente como para que duermas sin tener que dar vueltas en la cama.

Best 1996/ 2013 – Jay Jay Johanson

Nunca se editó material de Jay Jay Johanson en Argentina, pero tiene muchos seguidores y es un artista de culto. Sus conciertos suelen ser de pocos músicos, casi acústicos y con entornos muy íntimos; no se presenta en estadios enormes para mucho público.

Se podría decir que su álbum más cinematográfico es Whiskey, en donde se escuchan canciones con cierto aire melancólico y orquestaciones que bien podrían ser la banda de sonido de una película europea. Después vinieron dos trabajos similares, pero con aires de cambio como Tatto y el oscuro y más logrado Poison. En el 2002 edita el cuarto disco, Antena, en donde da rienda suelta al pop, al tecno y al funk. Luego vienen discos soberbios como The Long Physical Effects Are Not Yet Known y Self Portrait. Este año editó un disco de grandes éxitos llamado Best 1996 /2013, una gran recopilación de canciones llenas de sentimientos y buena música. Acá encontramos versiones alternativas, rarezas y los temas más importantes de cada uno de sus trabajos, una gran oportunidad para conocer a uno de los señores que paso del Hip Hop a la música casi minimalista. Son imperdibles temas como She Doesn’t Live Here Anymore, Dilemma, On the Other side, y también temas inéditos como Paris. Mientras esta por editarse un nuevo trabajo de canciones llamado Cockroach, vayan disfrutando de esta brillante compilación.

Flumina – Christian Fennesz y Ryuichi Sakamoto

http://youtu.be/9OmJo_YAmKM

Si hay un álbum ideal para esas noches en donde el insomnio hace que no podamos descansar y las horas pasen sabiendo que tenemos que madrugar para ir al trabajo, esta música puede ser el remedio y la invitación al relax. Dejarse llevar y entrar al universo de Flumina, es una experiencia en si misma, personal de cada uno; nada mejor que una cerveza, un vino y escuchar de principio a fin este trabajo doble que los puede transportar a territorios llenos de luz y tranquilidad.

Ryuichi Sakamoto al piano y Christian Fennesz en guitarras y percusiones electrónicas, son la pareja que se reunió nuevamente luego del elogiado Cendre. Casi dos horas de duración con veinticuatro temas que llevan a este mágico y envolvente sonido. La delicadeza de estos dos grandes de la música experimental nos regala un álbum que se convierte en un páramo de ensueño y colchones de melodías un tanto hipnóticas.

Es un tanto difícil descifrar como fue concebido este material: si primero fue con improvisaciones al piano que ejecutó Sakamto o fue el genial austríaco Fennesz, notable músico de la electrónica ambient, elogiado por su trabajo Endless Summer del 2001.

Flumina es un disco introspectivo, ambient, minimalista, despojado, sutil y exquisito, donde cada melodía esta puesta como un rayo de luz que entra en la minúscula mirilla de la puerta. Cada track invita al siguiente y cada pieza habla por si misma. Por momentos parece un paisaje desolado solo de melancolía y por momentos se tiñe de una oscura noche fría, como una de esas de agosto en donde parece no amanecer jamás.

Si les interesó este inigualable disco, los invitamos a que escuchen los dos CD anteriores: Santa Delicia, ejecutado en vivo en una iglesia en el 2005 y Cendre del 2007.

Promise – Sade

http://youtu.be/ALemZ2wX8F8

Sade nació el 16 de enero de 1959 en Ibadan (Nigeria). Su padre es nigeriano y su madre inglesa, ella se crío desde los cuatro años en Inglaterra.

Su estilo inigualable combina jazz, soul y un toque de pop, y su voz es considerada como una de las más sensuales del mundo.

Junto a Stuart Matthewman, Andrew Hale y Paul Spencer Denman, formó un grupo llamado Pride, con el que ha realizado la mayoría de sus más conocidos trabajos.

El primero fue Diamond Life y se convirtió, en 1984, en uno de los discos de debut más vendidos en el mundo. Su segundo álbum fue Promise, en 1985, seguido de Stronger Than Pride (1988) y Love DeLuxe (1992). En 1994 se publicó un recopilatorio titulado Best of Sade y en el 2000 se editó Lover’s Rock.

Pero queremos destacar Promise, quizás su mejor disco, aunque fue un trabajo un tanto conflictivo en la carrera de Sade, ya que cuando comenzó a grabarlo falleció su padre. Paró por un tiempo de grabarlo y después retomó hasta terminarlo. Todas las canciones están maravillosamente grabadas, es un disco muy lento y pausado, cada canción es como disfrutar del mejor manjar, y cada pequeña historia que habita en Promise está muy bien contada, y es el disco más jazzístico en toda su afamada carrera musical.

Escuchar este disco de Sade es como usar un traje Armani, es impecable, pasarán los años y seguirá perfecto. Hay canciones que son clásicos como The Sweetest Taboo, Is it a Crime, o Maureen, entre otros.

Este trabajo con el paso del tiempo se puede disfrutar cada vez mejor. Es como una obra perfecta, uno de esos trabajos muy inspirados, aunque tal vez desprenda un poco de tristeza, que es lo que estaba viviendo la bellísima Sade en ese momento, tanto que en la mayoría de las canciones hay mensajes de ella a su padre.

Es difícil decir cuál tema es mejor que otro, ya que es para escucharlo desde el comienzo al fin, una y otra vez, y sentir el placer de la buena música. Pero les recomiendo que cambien el orden de las canciones, experimentaran que cada una es una pieza, que puede ser única y a la vez el todo una obra en si misma.

Acoustic – Everything But The Girl

El fantástico dúo británico formado por Tracey Thorn y Ben Watt se formó en 1982 y desde esa época vienen haciendo buenas canciones y notables discos. El último trabajo en estudio fue en 1999 con Temperamental, un notable disco, con una fina electrónica y la voz tan especial de Tracey Thorn.

Ellos son una pareja de un perfil más que bajo, no se presentan en vivo, ni hacen apariciones públicas, y están dedicados a criar a sus tres hijos. Esto no los hizo abandonar nunca la música, ya que Trace sigue grabando brillantes discos solistas y su marido siempre participa de alguna manera. Ben grabó alguno que otro álbum y trabaja como productor y en alguna ocasión juega a pinchar discos.

En 1992 decidieron darle forma de disco a grabaciones de presentaciones en vivo, y este bello disco se llama Acoustic. Lejos del sonido electrónico que caracteriza a Everything But The Girl, lograron un brillante álbum con temas como Time After Time, Driving y One Place.

En cierta forma es un homenaje a artistas que según ellos fueron su inspiración, como The Beatles, Ben Watt, Elvis Costello, Bruce Springsteen y Cyndi Lauper.

Acoustic es un tesoro, una cajita de música, con temas que suenan aún más inspirados que en los trabajos en estudio. La voz de Tracey es de pura emoción, con una frescura poco habitual, y cada una de estas canciones que dan forma a esta enorme gama de melodías van directo a los sentidos. Algunas canciones fueron grabadas para el CD, otras son grabaciones de conciertos; este es uno de esos discos que queremos uno, dos, tres, muchos más.

Un puñado de canciones en conciertos en lugares pequeños, que fue lanzado en una época en que el formato unplugged estaba en el apogeo. Al año siguiente del lanzamiento de esta pieza de colección, Ben fue afectado por el síndrome de Churo Strauss, un virus en su sistema inmunológico que lo tuvo al borde de la muerte. Esto lo llevó a dedicarse a su esposa y su música, pero en la intimidad.

Con solo escuchar Apron Strings en vivo, solo con una guitarra, sabrán lo que les estamos recomendando.

Sounds from the Verve Hi-Fi – Thievery Corporation

Rob Garza y Eric Hilton, mejor conocidos como Thievery Corporation, han realizado una de las más interesantes odiseas musicales de los últimos años. Desde sus comienzos en su DC Estudios de Washington, Garza y Hilton han producido música electrónica con profundas raíces propias. Desde entonces su música ha alcanzado literalmente cada rincón del planeta y su último álbum, The Richest Man in Babylon, estableció al dúo como uno de los principales artistas de música electrónica en el mundo.

En 1996, Thievery Corporation fue el primero en ser reconocido por su ahora clásico disco electrónico Sounds From the Verve Hi-Fi. Este disco se destacó por la gran habilidad de combinar tan divergentes estilos musicales y crear un nuevo género. Incluía remixes de David Byrne, Pizzicato Five, Stereolab, Baaba Maal y muchos otros artistas de diversos estilos. Estos remixados aparecieron en la colección de 1998 Abduction and Reconstruction. Consecuentemente Thievery contribuyó en uno de los más finos discos de DJ Kicks en el ¡K7 Record series.

Dos años mas tarde el dúo lanzó The mirror conspirancy, en Agosto del 2000. Este disco representó un paso importantísimo en el sonido y el estilo de Thievery Corporation. No solamente fue aclamado por la crítica sino que superó ventas por 350.000 copias alrededor del mundo.

Entrado el 2003, Hilton y Gaza fueron llamados por Verve para seleccionar sus canciones favoritas, el que irónicamente titularon Sounds from The Verve HI-FI. Esta recopilación introdujo a muchas nuevas personas al sonido oscuro y clásico que ha sido el favorito de Thievery por años. El grupo tuvo el honor de remixar el atemporal track de Astrud Gilberto, Who needs forever, el que apareció en Verve remixed álbum.

En estos últimos años Thievery Corporation no hizo grandes discos, pero les recomendamos especialmente el proyecto que fue en conjunto con el prestigioso sello de jazz Verve Records, que los insta a seleccionar una serie de canciones favoritas, algunas de ellas ignotas, pero muy apetitosas, de entre su extenso catálogo. Sounds from the Verve Hi-Fi es el resultado de una recopilación de beats, bossa, y lounge. Esta cuidada selección es óptima para fans de la electrónica en la búsqueda de las raíces utilizadas con el sampler en este género.

El dúo buceó en históricos de Verve Records y ahora podemos escuchar rarezas como The Fakir, de Cal Tajder con Lalo Schifrin, o Light My Fire de Astrud Gilberto. Un álbum más que especial para escuchar en la soledad de la noche.

Fuente consultada: Conexión Brando

Comentarios

Ingresa tu comentario