Buenos Aires, 23/07/2017

Chacarita sigue en vías de renovación

Buscan retomar la construcción de un centro de trasbordo, que había quedado inconclusa tras dos amparos

(CABA) La Ciudad se prepara para construir un nuevo centro de trasbordo, esta vez en Chacarita. El proyecto de ley, que ya tuvo una audiencia pública el martes por la tarde en la Legislatura porteña, incluye la apertura de una calle y la creación de dársenas para las paradas de las 20 líneas de colectivos que allí circulan. El proyecto, que fue enviado por el entonces jefe de Gobierno, Mauricio Macri, ya cuenta con aprobación inicial.

El objetivo es reducir los tiempos de viaje de los usuarios del transporte público y mejorar las condiciones en las que se suben y se bajan de los colectivos. “La idea es buscar un reordenamiento de tránsito para evitar el cruzamiento entre autos y colectivos”, explicó durante la audiencia la directora general de Planificación de la Movilidad del Gobierno de la Ciudad, Guadalupe Rodríguez Marcaida.

El nuevo centro estará ubicado en el sector delimitado por las avenidas Corrientes y Federico Lacroze y la calle Olleros. Allí convergen la línea B del subte, el tren Urquiza y los colectivos 19, 39, 42, 44, 47, 63, 65, 71, 76, 78, 87, 90, 93, 108, 111, 112, 123, 127, 176 y 184. Estos totalizan unos 100.000 pasajeros, que se verán beneficiados con paradas más ordenadas, “conexiones más seguras y una puesta en valor de toda la zona”, reza el proyecto de ley en sus fundamentos.

El proyecto propone abrir una calle en medio de la plazoleta “Voluntarios, Héroes de la Reconquista”, ubicada en la avenida Corrientes entre Olleros y Federico Lacroze. E incluye además 6.000 metros cuadrados más de verde, que estarán ubicados sobre dicho espacio, y una ampliación de su vereda norte para que las otras plazoletas que conforman el conjunto de bulevares se conviertan en un corredor verde parquizado.

Este proyecto no es nuevo sino que retoma uno cuyos trabajos habían comenzado a principios de 2014 pero que meses después, con las obras a medio hacer, quedó paralizado por dos medidas cautelares presentadas por dirigentes y comuneros de la oposición, quienes destacaron el papel que la plazoleta cumplía como lugar de esparcimiento para los vecinos.

En ese sentonces, la jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario Lidia Lago entendió que no podía modificarse el uso de la plazoleta ya que esta se encontraba protegida en el Código de Planeamiento Urbano. Dicha normativa establece que en estos distritos “el Gobierno de la Ciudad podrá autorizar obras de exclusiva utilidad pública que complementen y no alteren el carácter de los mismos”.

Así, sin dársenas pero también ya sin plazoleta, el predio se convirtió en un gran estacionamiento de autos particulares sobre veredas rotas y escombros.

Es por eso que el Gobierno de la Ciudad presentó en julio del año pasado el proyecto de ley que fue sometido a audiencia pública esta semana, y que modifica el recinto en cuestión para que allí pueda asentarse el centro de trasbordo. NT

 

Comentarios

Ingresa tu comentario