Cerró el clásico bar La Lechería y sus empleados resisten dentro del...

Cerró el clásico bar La Lechería y sus empleados resisten dentro del local

(CABA) En San Martín 70, en uno de los laterales de la Catedral Metropolitana y a metros de Plaza de Mayo, el bar La Lechería fue por más de dos décadas y media la mesa del desayuno y la barra para el almuerzo de miles de oficinistas, gente de paso con sus trámites y turistas de paseo por el Centro porteño. El viernes bajó la persiana por última vez y, según sus empleados, sin previo aviso.

“Veníamos sospechando que algo raro estaba pasando, entonces el sábado una compañera se acercó hasta el bar y vio como uno de los dueños con dos ayudantes estaban cargando los hornos y comida en un camión de mudanzas, con la clara intención de desaparecer”, contó Julieta Chauque, telefonista de La Lechería.

Desde entonces, ocho trabajadores permanecen dentro del local, en una “ocupación pacífica”, y otros 15 acompañan desde la vereda. “Nos estábamos turnando, pero llegó la policía y dijo que desde ese momento ya no entraba ni salía nadie más. Así que estamos aguantando como podemos, con lo que tenemos encima y usando los uniformes que nos quedaron acá”, agrega la chica.

La Lechería pertenece a Spitze S.A., una empresa conformada por tres socios, y está activa desde 1989. En el lugar trabajaban 23 personas, algunas de ellas con más de 20 años de antigüedad, que hasta ayer no han recibido ninguna notificación formal sobre sus despidos.

A mitad de año nos habían dicho que en diciembre cerraban y que no tenían plata para pagar, pero después dijeron que iban a liquidar una parte. Ahora no se presentaron más”, dicen los trabajadores, que están acompañados por delegados del Sindicato de Pasteleros.

El teléfono sigue sonando en La Lechería: son clientes que llaman para pedir su almuerzo y se sorprenden con la noticia del abrupto cierre. Según los ocho que resisten en el interior, también llaman proveedores en reclamo de su pago. “No es sólo a nosotros a quienes estafaron”, sentencia Chauque.

Como en otros casos similares, los empleados buscaron preservar su fuente de trabajo conformando una cooperativa y así, mantener abierto el restaurante. Pero el dueño del local se negó a alquilarles el espacio: “Quisimos contactarlo pero no quiere tratar con cooperativas”, explican. Ahora, lo único que reclaman es cobrar la indemnización correspondiente en estos casos. “Sabemos que ya no podemos continuar acá, ellos no tienen voluntad de seguir. Sólo queremos cobrar, acá hay gente con mas de 25 años de antigüedad y muchos de ellos son gente mayor que no tiene que estar pasando por esto”, coinciden.

Los dueños tienen que entregar la llave del local, y los trabajadores ya tienen un plan de acción. “Si no tuvimos novedades, nos vamos trasladar a la vereda para mantenernos en el lugar”, afirman. Por su parte, desde Spitze S.A. aseguran que ya fueron cursados los telegramas de despido, y que en ellos se informa la voluntad de pago por parte de la empresa.

Hace dos meses se les comunicó de palabra lo del cierre. Ellos quisieron armar la cooperativa y nosotros no nos opusimos. Hace tiempo que vienen amenazando con ocupar el local, ahora tuvimos que hacer una denuncia por ocupación del espacio privado”, expresaron. Y en un tono conciliador dejaron en claro que quienes conformaban el equipo de La Lechería “es gente trabajadora. No se puede decir nada contra ellos porque se entiende la situación. Es lógico que en estos momentos estemos todos mal”, comentaron a Clarín. NR

la-lecheria2