Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

Cerca de 300 mil personas probaron el sistema de voto electrónico

Las terminales para el simulacro fueron instaladas en el 95% de las escuelas habilitadas para votar. Los adultos fueron los que tuvieron más dificultades.

Por Agustín Álvarez Rey

(CABA) “¿Puedo votar acá hoy? ¿Con este sistema vamos a elegir presidente?, ¿Esto va a estar en el cuarto oscuro?, ¿Es como el cajero, no?”. Estas fueron sólo algunas de las preguntas que tuvieron escuchar los jóvenes con pecheras de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad que le pusieron el cuerpo al simulacro del voto con boleta única electrónica (BUE), del que tomaron parte unos 300 mil electores.

Ante un escenario que mostró un electorado desinformado, con escaso interés por aprender sobre el nuevo sistema y con las dificultades expuestas por los adultos mayores ante la pantalla táctil, el camino a recorrer para cumplir con el deseo del Ejecutivo local de implementar el sistema en las elecciones generales del próximo 5 de julio se presenta complejo.

El Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, consciente de las dificultades, señaló: “El voto es un derecho, y para garantizar que ese derecho se consagre es necesario que el sistema sea conocido por todos. El conocimiento del sistema es fundamental porque la BUE modifica un hábito centenario, incorporado culturalmente por todos. Sin conocimiento no hay legitimidad.”

Desde la Defensoría detallaron que el simulacro de implementación de la boleta única electrónica se realizó en el 95% de las escuelas, con un despliegue de más de 1000 máquinas y en el que participó poco más del 10% del padrón. Uno de estos electores fue el ministro Carlos Tomada, primer candidato a legislador por el FPV.

El porcentaje fue un poco mayor en algunas escuelas del norte de la ciudad, como en el Lenguas Vivas, donde 700 de los 6100 votantes se acercaron a participar. Las encargadas de llevar adelante el simulacro en esa escuela detallaron ante Tiempo que “en su mayoría fue gente mayor la que se acercó” y admitieron que “les fue complejo entender el sistema, aunque muchos los relacionaron con el cajero (automático)”. Además, las promotoras consultadas señalaron que “la mayoría no sabía que se iba a llevar a cabo la actividad ni que existe la posibilidad de que las elecciones generales tengan este sistema”.

voto simulacro

Un escenario similar se registró en la Facultad de Ciencias Económicas donde, según las jóvenes con los chalecos de la Defensoría, “la mayoría no sabía de qué se trataba”, aunque aclararon que después de la explicación “todos salieron entusiasmados”. Los que probaron las máquinas ubicadas en la sede de Económicas de la UBA manifestaron que “el sistema parecía más seguro para evitar fraudes electorales”.

Fue similar el comportamiento registrado tanto en el ENET número 4 de Barracas como en la Escuela Rosales de Floresta. En este caso, las dificultades más evidentes, según los organizadores, los registraron tanto la gente mayor como los vecinos de menos recursos económicos, que en muchos casos se paraban cerca de las máquinas pero no se animaban a probarlas.

La mayoría de los consultados por este diario que probaron el sistema electrónico se entusiasmaron con la posibilidad de utilizarlo en las elecciones generales. Sin embargo, también surgieron, aunque en menor medida, cuestionamientos respecto de la imposibilidad de impugnar o anular el voto, el riesgo de la violación del secreto y dudas respecto de la seguridad del sistema.

Más allá de lo que surge de la experiencia de ayer, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por ahora no ha desistido de implementar el nuevo sistema e intentará hacer en 40 días hábiles lo que a la provincia de Salta le llevó seis elecciones consecutivas.

En este contexto, la Defensoría porteña anunció que evaluará lo que suceda en los próximos días con la capacitación del electorado y los presidentes de mesa, para recién luego dar su opinión de cara al 5 de julio.

La imposibilidad de poner en práctica la boleta única electrónica en las PASO hizo que el gobierno porteño le otorgue a la empresa Magic Solutions Argentina (MSA) el procesamiento de datos. Se trata de la misma empresa que ganó la licitación del voto digital para las tres fechas del calendario capitalino, pero que, a pesar de la suspensión del sistema electrónico en las PASO, igualmente intervendrá en el proceso de contabilización de los sufragios realizados con boletas de papel.

El detalle inquietante es que MSA tiene escasa experiencia en tabulación de escrutinios en boleta de papel. Su especialidad es exclusivamente el voto electrónico.

voto electronico3

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario