Buenos Aires, 20/10/2017, edición Nº 1801

Subas de hasta el 17% para los celulares

Acumulan incrementos del 35% en 12 meses en todas las compañías. El gobierno de les pidió que retrotraigan los valores a diciembre.

(CABA) Los aumentos se empezaron a aplicar las empresas de telefonía celular. Por los cambios, la mayoría de los usuarios pagará en promedio un 17% más por comunicarse, aunque algunos tendrán impactos mayores según el operador, el tipo de plan y los consumos que realice.

Claro ya renovó sus valores el martes. En planes con tarjeta, el costo de navegar saltó un 17,6% (llegó a $ 5 por día, “bonificados” a $ 4,50 por este mes), el SMS subió 13% (a $ 1,30 cada uno) y el precio de hablar se incrementó 12% para llegar a $ 5,60 el minuto.

Por otro lado, la empresa subió entre 5 y 14% el costo mensual de abonos Control y Libre (aunque algunos subieron 20%), y retocó entre 15 y 22% sus tarifas para las conversaciones de voz. Hubo, por ejemplo, planes de $ 100 que pasaron a $ 120, otros de $ 230 que se fueron a $ 250, esquemas de $ 320 que saltaron a $ 350 y unos de $ 480 que ya salen $ 510. “El incremento se anunció en noviembre y el promedio es de un 10% en los planes”, dijeron en la compañía.

Los clientes de Movistar también sentirán el impacto. Según se anunció, por ejemplo, abonos de $ 265 pasarán a $ 310 y otros –como el One Full II– que venían en $ 399 se irán a $ 469 (17% más). La compañía confirmó que, en promedio, el ajuste a sus clientes de pospago será del 14% y afectará sólo a los planes que ya no se ofrecen más al público.

Mientras, a los usuarios con planes prepagos de Movistar hablar les costará desde febrero $ 5 por minuto (8,5% más), el SMS saltará de $ 1,10 a $ 1,25 (13,6% más) y navegar pasará en marzo a salir $ 4,50 diarios (15,4% más). “Para los que usan llamadas y SMS el aumento es del 9,6%, y para los clientes con smartphones que usan Internet el ajuste promedio es de 11,7%”, precisó la firma de Telefónica, previo a remarcar que “los valores de las recargas se mantienen”.

Pero a la ola de incrementos, como es habitual, también se sumó Personal. “El aumento promedio entre enero y febrero es de 15,4%”, confirmaron desde la empresa. Así, por ejemplo, habrá abonos que subirán de $ 255 a $ 290 (13%), aunque otros planes saltarán de $ 410 a $ 490 (un 19,5%) con una suba del 33,3% en el precio del segundo.

Además, a los clientes de planes con tarjeta de este operador el paquete tradicional para navegar ya les cuesta $ 4,20 por día, un 20% más que los $ 3,50 que aún se pagaban a mediados del 2015.

Finalmente, fuentes de Nextel adelantaron que sus aumentos “rondarán el 15% en promedio” y afectarán a todos los clientes. “Esto incluye tanto planes prepagos como pospagos. Los nuevos precios se verán reflejados a partir de marzo”, añadieron. Esa compañía ya había aplicado subas de entre 10 y 15% en los últimos meses del año pasado. Para los prepagos, por ejemplo, el minuto de voz se había encarecido 15% y llegó a $ 4,55.

Con todos estos cambios, hay precios de varios operadores que cerrarán con subas interanuales superiores al 35%. En sólo 12 meses, por ejemplo, el plan Todo Incluido Black de Personal habrá saltado de $ 360 a $ 490 (36% más). Los paquetes de Internet prepagos, en tanto, redondearán un salto en un año de $ 3,30 a $ 4,50 en Movistar (36% más) y desde $ 3,50 hasta $ 5 en Claro (43% más).

Las empresas plantean que las subas de precios eran necesarias para afrontar aumentos en sus costos causados por la inflación y la devaluación. Afirman también que los planes ahora incluyen más y mejores prestaciones (ver aparte).

De todos modos, en el Gobierno buscarán un gesto. En el Ministerio de la Producción confirmaron anoche a Clarín que en los últimos días la Secretaría de Comercio les pidió a las empresas que retrotraigan los precios a diciembre y que no los aumenten por lo menos hasta marzo. “Ahora los operadores deben traer una respuesta”, agregaron.

Las empresas de telefonía celular reconocen que los precios de sus servicios tuvieron en muchos casos aumentos fuertes, mayores a la inflación promedio. Lo que alegan en su defensa es que también crecieron muchos de sus costos. Y que las prestaciones tampoco son las mismas que antes, sino más complejas y –aseguran– de mejor calidad. NT

 

Comentarios

Ingresa tu comentario