Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

CEDIN, el sexto inútil

Por Lucas Lach ( * ) Mucha discusión “en las redes sociales” (aka Twitter) sobre el CEDIN. Escribo rápido, a lo macho. Borges go home. Mucha gente podrá cambiar CEDIN por dólares en el BCRA: todo el sector de la construcción, todos los que vendan una casa. Estamos hablando de decenas de miles de millones de dólares anuales. La construcción es el 6% de un PBI de 400 y pico...

Por Lucas Lach ( * )

Mucha discusión “en las redes sociales” (aka Twitter) sobre el CEDIN.

lucas_lach_opinion_economista

Escribo rápido, a lo macho. Borges go home. Mucha gente podrá cambiar CEDIN por dólares en el BCRA: todo el sector de la construcción, todos los que vendan una casa. Estamos hablando de decenas de miles de millones de dólares anuales. La construcción es el 6% de un PBI de 400 y pico mil millones, pero a eso hay que sumarle todos los cambios de manos de propiedades.

No sé cuánto es, no importa. Hay que compararlo con la cantidad de CEDIN que se emitan. En el último blanqueo *entraron al país* unos 500 millones, me dicen por cucaracha (se blanqueó mucho más, pero no todo lo que se blanqueó *entró* al país: mucha gente dijo: “Tengo X plata afuera”). OK, supongamos que esto equipara a aquellos 500 millones.

Recordemos: ***hay un mercado secundario de CEDIN***.

Si soy un constructor, o el vendedor de un inmueble, me conviene tomar CEDIN a USD0,99. Te vendo una casa a 100.000 dólares. El día antes del pago te digo: “podés pagarme, si querés, 101.000 CEDIN”. Nos encontramos en el banco. Me das 101.000 CEDIN. Los cambio en el Banco Central (via mi banco). Consigo 101.000 dólares. Gano. (Supongamos que la operatoria es suficientemente flexible como para que esté permitido todo esto bastante rápido).

Algunas conclusiones:

(1) Si son suficientemente liberales en la concesión de permisos de convertibilidad de CEDIN a constructores y vendedores de inmuebles, el CEDIN va a valer cerca de 1. Insisto: todo esto depende de la facilidad que se permita para las transacciones; cuanto más engorroso todo, más riesgo de ser el que se quedó parado en el juego de la silla con el CEDIN en la mano.

(2) Pero si está cerca de uno, ¿no se blanquearán muchos capitales, que sólo pierden la diferencia entre USD1 y el precio del CEDIN? Y, es atractivo, pero no es una oferta imposible de rechazar. ¿No duerme más tranquilo el evasor con dinero para sus nietos en una cuenta en Suiza que con toda esta vaina de los CEDIN, que además implica que la AFIP podría hacer (hoy, o algún día) preguntas incómodas? Pero convengamos que algún dinero vendría. Pregunto: ¿eso es gracias a los CEDIN? ¿Cuál es la contribución específica del CEDIN en comparación con un blanqueo liso y llano: “trae tus dólares, ponelos en el banco, avisale a la AFIP y nadie te pregunta nada”?

(3) El CEDIN *no sirve* para reactivar el mercado inmobiliario. Si quiero entrar en el blanqueo, y puedo vender el CEDIN a buen precio, ¿por qué me tengo que construir una casa? No: va el Cartonero Báez al BCRA, pone los 100.000 dólares, le dan 100.000 CEDIN, y se los vende al comprador de una casa, que va a estar dispuesto a pagar cerca de un dólar. La clave es: son muchos más los que tienen derecho a cambiar CEDINes por dólares en el BCRA que los CEDIN que se van a producir. Esa casa ya iba a ser comprada: pero el comprador y el vendedor se benefician un poquitito por hacer la transacción en CEDIN.

[EX-POST: agrega un comentarista que el CEDIN puede servir para que una persona con pesos blancos compre una propiedad a una persona que quiere dólares. Dos comentarios (3.1) Me pregunto cuántas personas tienen ahorrados pesos blancos como para comprar propiedades; el que ahorró en pesos al estilo Victor Hugo ya no le debe alcanzar para mucha propiedad; más importante: (3.2) Si compra el CEDIN con pesos, el blanqueador estaría haciendo el camino dólar-CEDIN-pesos; poco probable].

(4) El ciclo vital del pobre CEDIN es breve como el de una mosca: BCRA-blanqueador-comprador-vendedor-BCRA. Insisto: esa circulación no quiere decir que está aumentando la producción de nada o reactivándose nada. Es como si el Banco Central emitiera Ticket Restaurants (TR) convertibles a dólar. Sí, los TR valdrían cerca de un dólar en el mercado, pero la gente no iría más seguido a comer afuera. Capaz pagaría sus gastos de restaurants en TR porque los puede conseguir con algún descuento. Nada más.

(5) Como decíamos ayer, hay un potencial uso del CEDIN, relevante y significativo, si se permite su cotización en dólares y pesos en el mercado secundario. Sería un vehículo para mantener la ficción de que “acá estamos pesificados, nadie compra dólares con pesos”, pero podrías hacer la siguiente pasadita: pesos-CEDIN-dólares con tu propio banco y de manera legal (O, si tenés dólares guardados que querés gastar aprovechando su alto valor: dólares-CEDIN-pesos). Es decir, sería un desdoblamiento cambiario. Eso no conspiraría contra el relato pesificador: nadie está comprando dólares con pesos. Sí se están comprando y vendiendo CEDIN con dólares, pero eso es porque se trata de “un instrumento dolarizado que refleja la cultura de dolarización resultante de la matriz impuesta durante varias décadas de neoliberalismo”, o algo por el estilo. Y se estarían comprando y vendiendo CEDIN con pesos, pero eso sería para “darle liquidez a un instrumento que viene a configurar una oportunidad de inversión que, si bien refleja los desafíos y tensiones inherentes a los actores productivos al interior de las clases propietarias, puede resultar un vehículo atractivo para articular políticas anticíclicas en una fase declinante del capitalismo”, o algo por el estilo.

 

(*) Economista

Comentarios

Ingresa tu comentario