Buenos Aires, 21/08/2017, edición Nº 2080

Caso Nisman: declaró la testigo Natalia ante Fein

La joven deberá ratificar sus dichos a la prensa frente a la fiscal que investiga cómo murió Nisman.

(CABA) La testigo Natalia Fernández declara hoy ante la fiscal Viviana Fein. Luego del cruce que tuvieron a través de los medios, ahora se vieron frente a frente.

Natalia Fernández, la testigo ocasional del primer operativo judicial en el departamento de Alberto Nisman, la madrugada del domingo 19 de enero pasado, ratificó esta mañana ante la fiscal que investiga la muerte, Viviana Fein, el relato que Clarín publicó en exclusiva el martes pasado. En este dio cuenta de las supuestas irregularidades cometidas por los peritos de las fuerzas de seguridad y el personal judicial mientras recogían pruebas en la casa del fiscal fallecido.

La joven Fernández, que trabaja como camarera en un restaurante de Puerto Madero, había contado que aquella noche vio cómo sacaban el cuerpo de Nisman en una bolsa y sobre una camilla, que a los pocos minutos volvió a pasar frente a ella porque -según escuchó que decían los camilleros entre risas- debían sacarla hacia otro lado.

Natalia también contó a Clarín que en el departamento de Nisman varios de las personas que estuvieron en el operativo intervinieron con marcadores y resaltadores las carpetas y papeles en los que estaba trabajando el fiscal, y que en un momento de la larga noche se armó una ronda de mate y se pidieron medialunas, mientras el portero de Nisman -también convocado como testigo ocasional- le ofreció café de la máquina del fiscal. No es todo: según relató Fernández, una de las peritas de tomó en sus manos un teléfono que habría sido de Nisman, según escuchó minutos antes de boca de otro técnico presente.

A la propia chica también le permitieron usar uno de los baños del departamento. Clarín supo de fuentes judiciales que en líneas generales repitió esa historia ante la fiscal Fein, quien la había cruzado duramente después de que este diario diera a conocer la historia. Según confirmaron fuentes cercanas a la joven, Natalia -que pasó casi tres horas en la fiscalía 45- estaba tranquila y satisfecha con la custodia policial que le pusieron el martes.

Fernández también aclaró, como lo había hecho ante Clarín, que sus dichos sólo correspondían a lo que vio y escuchó esa noche en el piso 13 de Le Parc, y que no tiene conocimientos técnicos para saber qué representaban algunos términos. Concretamente, la aclaración es clave para evaluar sus comentarios respecto a la supuesta existencia de “pitutos” o “casquillos” en una bolsa que Fein habría mostrado aquella noche.

Algo se repitió, sin embargo, entre la funesta experiencia que Natalia dijo haber tenido en Le Parc y la más prolija declaración de esta mañana: no le dieron copia de su propia declaración.

nisman2

Comentarios

Ingresa tu comentario