Buenos Aires, 16/08/2017, edición Nº 2075

Caso grave de Bullying en Bahía Blanca: obligaron a una nena a comer pasto

Un niña se cambiará de colegio por el constante acoso de sus compañeros. La madre denuncia la inacción de las autoridades de la Escuela Media 17.

(PBA)La madre de una nena de 12 años que concurre a una escuela secundaria de Bahía Blanca dejará de enviarla al colegio a raíz de los episodios de “bullying” que sufre desde hace tiempo y que las autoridades no lograron evitar.

En declaraciones a un canal de televisión local, María Verónica enumeró las agresiones que los propios compañeros de curso le venían realizando desde el nivel primario a su hija, quien se encuentra ahora bajo tratamiento psicológico y tiene ataques de pánico. “La obligaban a comer pasto porque decían que era una vaca” denunció la mamá, entre otras conductas reprochables, que ocurrieron en la Escuela Media 17.

 

“En la clase de matemática del lunes, tres nenas y cuatro varones le patearon la silla y le tiraron la carpeta al piso. Uno de los chicos le pegó una patada voladora y le quebró un dedo de la mano que ella levantó para protegerse” reveló la mujer.

Aseguró que su hija tiene evidencias en varias partes del cuerpo, de los ataques que sufrió. “En los dedos tiene marcas porque calentaban una lapicera en el calefactor y se la clavaban en los dedos y en la espalda”, precisó. También dijo que la acosaban durante los recreos.

 

En la entrevista, de la que la joven participó con el brazo derecho en cabestrillo, contó que se decidió a develar el caso públicamente, porque no obtuvo respuesta de parte de las autoridades escolares.

“El profesor que estaba en el aula cuando pasó lo del lunes no le dio importancia y siguió con su clase”, aseguró. María Verónica dijo que el preceptor del curso tampoco hizo nada y en el momento que sucedió, no había directivos presentes.

“Se encuentran con chicos que repiten y que están acostumbrados a hacer lo que hacen. Llegan solos y se van solos del colegio. Llaman a sus padres y no van o si van, terminan maltratando a los directivos. Por eso, dicen que tienen las manos atadas para actuar”, agregó.

 

Desde el colegio, no quisieron referirse al caso denunciado por la mamá, quien realizó una exposición ante la Fiscalía de Menores para que sea investigado.

Según dijo, lo único que le respondieron las autoridades, fue que su hija “estaba muy nerviosa”. Mientras tanto, realiza gestiones ante la jefatura distrital de educación para cambiarla de colegio.

SN

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario