Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

Carta del Papa Francisco a Mauricio Macri

El papa Francisco le envió una conmovedora carta a Mauricio Macri. “Correspondo a esta delicada atención, pidiendo al Señor que ilumine y acompañe a todos los porteños”, indicó el Pontífice al jefe de Gobierno. La carta completa: “Señor Ingeniero Mauricio Macri: He recibido gustoso la amable carta que, con ocasión de mi elección a la Sede de San Pedro, ha tenido a bien enviarme, en nombre propio y del pueblo...

El papa Francisco le envió una conmovedora carta a Mauricio Macri.

papa-francisco-juliana-awada-mauricio-macri-parabuenosaires

“Correspondo a esta delicada atención, pidiendo al Señor que ilumine y acompañe a todos los porteños”, indicó el Pontífice al jefe de Gobierno.

La carta completa:

“Señor Ingeniero Mauricio Macri:

He recibido gustoso la amable carta que, con ocasión de mi elección a la Sede de San Pedro, ha tenido a bien enviarme, en nombre propio y del pueblo de la querida Ciudad de Buenos Aires, y en la que me recuerdan que rezan por mí.
Sus palabras me han traído a la memoria un sinfín de nombres, el rostro de no pocos niños y ancianos, las ilusiones de tantos jóvenes y matrimonios, las preocupaciones de los trabajadores y sus familias, así como las esperanzas y las penas de las personas sencillas y humildes, muichas de ellas pobres y desfavorecidas, olvidadas a menudo al costado del camino. No podré olvidar aquellos años que pasé recorriendo y evangelizando los hogares, la calles, las villas y los barrios de esa populosa ciudad, sobre todo las visitas que hice a los hospitales y a las cárceles para encontrar a los que más sufren.
Correspondo a esta delicada atención, pidiendo al Señor que ilumine y acompañe con su gracia a todos los porteños, de modo que con el auxilio divino puedan ver cumplidas sus más nobles aspiraciones, y cooperen, todos unidos, en la construcción de una sociedad cada vez más fraterna, en la que nadie se sienta extraño o postergado.
Con estos sentimientos, y a la vez que ruego sigan encomendándome a la materna protección de Nuestra Señora de Luján, imparto con afecto la Bendición Apostólica, prenda de abundante dones celestiales”.

Francisco

Comentarios

Ingresa tu comentario