Buenos Aires, 18/11/2017, edición Nº 1830

Carrefour y Jumbo le declaran la guerra a los súper chinos

Le quieren sacar parte del negocio a los pequeños súper en barrios. Aunque parezca imposible, con los ex Eki y con nuevos locales piensan dar batalla. (Ciudad de Buenos Aires) En la Capital se calculan que existen 8000 supermercados chinos. La imposibilidad normativa de seguir expandiéndose en grandes superficies comerciales no detuvo las inversiones del supermercadismo, sino que las adaptó a un escenario de competencia. En una economía influida, en parte,...

Le quieren sacar parte del negocio a los pequeños súper en barrios. Aunque parezca imposible, con los ex Eki y con nuevos locales piensan dar batalla.

(Ciudad de Buenos Aires) En la Capital se calculan que existen 8000 supermercados chinos. La imposibilidad normativa de seguir expandiéndose en grandes superficies comerciales no detuvo las inversiones del supermercadismo, sino que las adaptó a un escenario de competencia. En una economía influida, en parte, por los golpes externos, el sector consumo de bienes no durables y alimentos y bebidas sigue mostrando buena salud, tanto que las grandes cadenas de supermercados vieron el resquicio para aprovechar el fenómeno y se volcaron a competir en los barrios.

Así, la competencia quedó en un simple “mano a mano” entre los grandes y los supermercados chinos, que se ven obligados a replantear su estrategia comercial. El mascarón de proa del desembarco de los híper barriales fue la recientemente cerrada venta de los 130 locales de Eki a la francesa Carrefour. La firma gala desembolsó $ 240 millones para sanear el pasivo de una Eki que estaba concursada desde noviembre de 2011 y al borde de la quiebra. Absorbió a los 2200 empleados y, para relanzar la marca Carrefour en los locales de Eki, invirtió otros $ 200 millones.

El segundo hecho fue la compra del 38,6% de las acciones de Jumbo Retail Argentina por parte del grupo chileno Cencosud, porción que estaba en manos del banco suizo UBS. Así, se quedó con el manejo mayoritario. Si bien en 2011 la cadena ya había penetrado en barrios de clase alta con el Jumbo de Puerto Madero, la decisión estratégica, luego de la operación, fue el desembarco en el Conurbano. Con una inversión de casi $ 20 millones, abrió una sucursal de 1300 metros cuadrados en pleno Quilmes, en medio de la zona céntrica del barrio.

“Lo de Carrefour con Eki tiene que ver con un despliegue de la oferta hacia los barrios, donde tendrán como principales competidores a los supermercados chinos”, explicó Marina Dal Poggetto, economista del Estudio Bein. El fenómeno configuró un nuevo “ring” de la pelea comercial, que obligó a que los pequeños replanteen el negocio. “Nunca cambiamos la estrategia, los supermercados nos copian a nosotros. Nos van a afectar, pero no nos van a sacar el negocio”, dijo a Tiempo Argentino Oscar Zheng, secretario general de la Cámara Argentina de Supermercados de Residentes Chinos (Casrech).

El segmento cuenta con 8000 minimercados chinos en todo el país, 4000 de los cuales están en la Ciudad de Buenos Aires y el GBA. Y la apuesta de los orientales es “humanizar” la atención y hacer el mayor esfuerzo para bajar precios. Los chinos tienen pros y contras: cuentan con pocos empleados, entre 2 y 3 por comercio; y trabajan casi todo el día, con horarios amplios.

Pero pelean contra mitos urbanos tales como el apagado de heladeras y la informalidad laboral; a la vez que pierden terreno ante las grandes cadenas en materia de ofertas. Es que, mientras los súper ofrecen, con tarjetas de crédito y débito, hasta 20% de descuentos, los chinos aún penan por el fracaso de su tarjeta de beneficios. Lanzada con pompas en 2011, en un acto de la Casrech en Costa Salguero, el plástico Red Economía ofrecería descuentos del 5% en 2000 comercios. Pero la tarjeta aún no funciona.

“Hay problemas técnicos, y no podemos aún trabajar”, se lamentó Zheng. Para los especialistas, y más allá de los vaivenes que sufra la economía, el consumo seguirá siendo dinámico. Dante Sica, titular de Abeceb.com, explicó que “aunque hay desaceleración, el rubro alimentos sigue creciendo”.

Comentarios

Ingresa tu comentario