Carlos Tomada: “Esta nueva policía deberá ser capaz de integrar armoniosamente a...

Carlos Tomada: “Esta nueva policía deberá ser capaz de integrar armoniosamente a la Metropolitana y a los agentes de la PFA”

Escribe Carlos Tomada

(CABA) Se inició en la Legislatura porteña la discusión sobre los proyectos de creación de la nueva Policía de la Ciudad. Esta nueva policía deberá ser capaz de integrar armoniosamente a la Policía Metropolitana y a los agentes de la PFA que fueron transferidos desde enero de este año. Este debate nos invita a los representantes de los distintos partidos políticos a asumir el importante desafío de mejorar las instituciones de seguridad pública, para mejorar los resultados en una de las más importantes demandas de la ciudadanía.

Tomando nota de este desafío, un grupo diverso de instituciones, especialistas, dirigentes gremiales, políticos y sociales acordamos una lista de principios básicos sobre los cuales, creemos, debe concebirse la nueva Policía de la Ciudad. Además de resguardar y fortalecer los elementos positivos que se plasmaron en la actual ley de seguridad pública, debemos comprometernos para avanzar en un modelo de gestión policial que tenga como ejes fundamentales el refuerzo del control político de la institución, una formación de excelencia y respetuosa de los derechos humanos, el refuerzo de los auditorías externas y la promoción del bienestar del personal policial.

Para alcanzar estos avances, desde el FPV presentamos un proyecto de ley en el que proponemos reformas concretas que permitirían fortalecer el diseño institucional de nuestro sistema de seguridad pública.

En relación con el servicio de la Policía de la Ciudad, consideramos indispensable mantener la actual prohibición de servicios de policía adicional que existe para la Policía Metropolitana. El mecanismo de adicionales permite que desde el sector privado se comercialicen las prestaciones de seguridad pública y exponen a los agentes policiales a una sobrecarga de horas de trabajo para alcanzar un salario digno. Una nueva y mejor policía merece un servicio de dedicación exclusiva. La sociedad merece que el despliegue policial no sea diseñado por la demanda de las contrataciones privadas sino que se ejecute en función de rigurosos mapas del delito.

En segundo lugar, en este contexto de endurecimiento de la conflictividad social y, lamentablemente, de la violencia institucional, creemos que la nueva Policía de la Ciudad debe contar con normas claras que limiten el uso excesivo y arbitrario de la fuerza. Para ello, proponemos la prohibición del uso de armas de fuego en las manifestaciones públicas y la limitación de facultades de detención sin órdenes judiciales.

En tercer lugar, asumiendo que la fusión de las fuerzas policiales va a ser compleja, creemos que esta es la oportunidad de crear un Defensor del Policía. Esta nueva figura deberá velar por los derechos individuales y colectivos del personal de la nueva Policía de la Ciudad, en tanto trabajadores y trabajadoras.

Por otra parte, creemos que el control externo de la Policía de la Ciudad debe ser un compromiso activo de todos los espacios políticos. Para ello, proponemos que la Legislatura porteña participe de la designación de los titulares de la Auditoría Externa, velando por la profesionalización e imparcialidad de los controles de la actuación policial.

Debemos profundizar las herramientas de participación de la ciudadanía. Desde el FPV creemos que hay que crear mecanismos de participación amplios, que excedan la cuestión de las denuncias de delitos y convoquen a la ciudadanía a evaluar a los funcionarios públicos que dirigen la institución policial. Para ello, se deben incorporar audiencias públicas para la designación del Jefe Policial y de las autoridades del instituto de formación.

Desde el FPV esperamos que las recientes presentaciones de proyectos de ley para crear una nueva policía de la Ciudad sean el inicio de un amplio y profundo debate que logre convocar a la ciudadanía y organizaciones de la sociedad civil. Seguramente, a través de un proceso participativo respetuoso de los aportes del conjunto se podrá construir un modelo de seguridad pública acorde a los estándares que exige nuestra sociedad. NT