Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

Carlos Gullo sobre comunas: “Que transfieran el presupuesto”

Representantes de la junta Comunal 7 denuncian el incumplimiento del Gobierno de la Ciudad a la hora de transferir el presupuesto. (CABA) “Cuando nos dieron las tarjetas personales, abajo estaba escrito ‘Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires’. Nos costó que entendieran que no somos parte de la administración del PRO, sino que somos comuneros electos por el voto popular“, explicó Carlos Gullo, uno de los juntistas del FPV en...

Representantes de la junta Comunal 7 denuncian el incumplimiento del Gobierno de la Ciudad a la hora de transferir el presupuesto.

carlos-gullo

(CABA) “Cuando nos dieron las tarjetas personales, abajo estaba escrito ‘Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires’. Nos costó que entendieran que no somos parte de la administración del PRO, sino que somos comuneros electos por el voto popular“, explicó Carlos Gullo, uno de los juntistas del FPV en la Comuna 7 de la Ciudad, compuesta por los barrios de Flores y Parque Chacabuco. Felisa Marinaro, compañera de Gullo, recordó sus tarjetas, impresas por computadora y cortadas a mano.

Las comunas existen desde 1996, cuando fueron establecidas en la Constitución porteña, aunque la ley recién se reglamentó en 2005 y hace menos tres años los vecinos pudieron elegir representantes barriales. De todas formas, el gobierno de la Ciudad no parece tener demasiado interés en que funcionen. “Falta que transfieran el presupuesto y la jurisdicción a las comunas“, pidió Gullo.

Ahora tenemos un espacio propio, pero en un principio nos querían dar una oficina común a los seis comuneros, con boxes en vez de paredes, mientras que el presidente de la junta comunal (Guillermo Martín Peña, del PRO) ocupara medio piso“, relató uno de los hijos del “Canca“, que tiene a su cargo las comisiones de Juventud y de Desarrollo social. De todas formas, Gullo prefiere moverse. “Nuestro lugar de pertenencia es la calle, estar dando vueltas más que en el Centro Comunal, somos más útiles en la calle“, aseguró.

Más allá de su predilección, todavía debe recorrer un largo camino. “Algunos vecinos saben que somos comuneros y lo que hacemos, pero otros no tienen la menor idea“, contó Marinaro, que integra las comisiones de Cultura y Tercera Edad. Gullo cree que sobre el papel de los comuneros “sabe menos gente de la que debería” y que las personas le consultan por su pertenencia política más que por su función pública. “A nosotros se nos acercan porque somos referentes políticos de organizaciones que pertenecen a Unidos y Organizados, pero no por ser comuneros. Muchas veces como comuneros no tenemos las herramientas para solucionar los problemas que nos plantean“, se lamentó.

De todas formas, Gullo encontró un atajo. “Muchos de los problemas que podemos solucionar tienen que ver con la aplicación de planes del gobierno nacional que se implementan en todo el territorio, como la AUH o el plan Progresar“, dijo. “Registramos las necesidades de los vecinos y buscamos solución tendiendo puentes con el gobierno nacional. Algunos de los plantes del gobierno no se pueden aplicar porque la Ciudad no quiso firmar los convenios, como por ejemplo el Plan Argentina Trabaja“, se quejó.

Pero los dificultades van más allá y se repiten al igual que en todos los barrios del sur: falta de vacantes escolares, problemas de vivienda y salud. “Hace dos años se incendió la guardia del Hospital Álvarez, pero nunca la repararon. Sólo la pintaron por fuera y pusieron una empalizada para que no pudiéramos sacar más fotos. Ahora la guardia la atienden en un container“, se indignó Marinaro.

La zona sur está en una condición muy inferior respecto de la norte. En el espíritu de la ley orgánica de comunas existe intención de fortalecer a las zonas más postergadas, pero no en el gobierno, donde gestionan para unos pocos“, sostuvo Gullo.

Fuente consultada: Infonews

Comentarios

Ingresa tu comentario