Buenos Aires, 26/07/2017

Carlos Dell Aquila: “¿Qué hace que una persona sea líder?”

El especialista en Coaching asegura que “no hay una sola respuesta” pero algunas características son esenciales.

Escribe Carlos Dell´Aquila, Director Área Personal – Coaching Argentina

(CABA) Muchas veces, o mejor dicho siempre, que hablo de liderazgo aparece la pregunta sobre lo que es necesario que tenga un líder, cuáles son sus características. En síntesis: qué hace que una persona sea líder o no.

Por suerte, el management no es una ciencia exacta, por lo que no hay una sola respuesta, sino muchas.
Cuando hablamos de características “deseables” del líder, surgen en distinto orden las siguientes: proactivo, responsable, sincero, apasionado, resolvedor de problemas, eficiente, abierto, respetuoso, conocedor, creativo, hábil políticamente, tomador de desafíos, motivador, y algunas otras más.

Bien, vamos a la cocina ahora: la sopa es como el liderazgo. ¡Si! una sopa.

Tiene muchos ingredientes, hay multiplicidad de “sabores” y recetas para hacerlo, algunas sopas como los líderes tienen más de un ingrediente que de otro, y entonces lo llamaremos de una manera como por ejemplo: sopa de zapallo o líder carismático, sopa de verduras o líder táctico, sopa de fideos con cebolla y lo llamaremos líder directivo, sopa de arvejas y pollo, y le diremos líder estratégico. ‘Me entiende el juego? Hay muchas clases de sopas y de líderes.

Ni bueno ni malo, como el dicho: en gustos no hay nada escrito. Salvo que no es recomendable tener siempre el mismo sabor…. Pero de eso hablaremos en otra oportunidad.

Ahora vamos un poco más allá, porque tampoco es la idea describir algo tan general que no podamos sacar conclusiones.

Entonces mezclando algunos autores, podemos decir que si bien hay infinidades de sopas y de líderes, algo esencial tienen. Para que la sopa sea sopa y no panaché de verduras o puré, hace falta que tenga líquido, para simplificar: agua. Eso convierte cualquier conjunto de verduras en sopa. El caldo hace a la sopa. Bien, ¿cuál sería el caldo en el liderazgo?

Veamos: esencialmente y simplificando: el líder gestiona el trabajo de un grupo de personas hacia un objetivo. O sea, el buen líder hace que las tareas sean ejecutadas por un grupo de personas, y éstas reconocen su liderazgo (no estoy hablando de Jefaturas: jefes que dirigen y se comunican desde ellos para sus subordinados, en una única vía y esperan que sean “obedecidos”, acá no hay liderazgo).

El caldo en este caso es la capacidad del Líder en generar un imaginario futuro compartido donde los colaboradores tienen la capacidad de convertir el objetivo en realidad. Dos son los ingredientes fundamentales: el objetivo imaginado que se cumple y la capacidad de trabajo de los colaboradores que pueden lograrlo.

Por un lado, el líder hace que el objetivo se vea concretable, realista, desafiante y por el otro infunde a su equipo la confianza en sus capacidades individuales y colectivas para lograrlo.

El líder está atento siempre a no perder esta idea de capacidad de cumplimento, actúa firmemente ante los desvíos del plan y motiva a los colaboradores para que rindan y muestren todo su potencial.

Así, es el liderazgo.

Y si, es más fácil cocinar una sopa.

Carlos Dell Aquila
carlosd@coachingargentina.com.ar

lider

Comentarios

Ingresa tu comentario