Buenos Aires, 21/11/2017, edición Nº 1833

Carlos Dell Aquila: “cómo se originó el fenómeno del líder imperfecto”

El especialista en coaching explica cómo es el “territorio” donde se desarrolla el liderazgo actual y la interacción de los que “habitan” en él.

Escribe Carlos Dell´Aquila, Director Área Personal – Coaching Argentina

(CABA) Ya hable un poco de las características del líder y de los liderados (vean mis anteriores dos columnas: Un líder imperfecto para la generación Y y Con un líder imperfecto ganamos todos), ahora quiero comentarles un poco cuál fue o cómo fue que se originó este “fenómeno”.

Voy a tomar a varios autores que les recomiendo leer para profundizar estos aspectos, particularmente a Richard Sennet y Zygmunt Bauman.

El “territorio” donde el liderazgo actual se desarrolla tiene un aspecto más duro, diríamos, que consiste en los sistemas que le dan las “reglas” (aquí incluyo las tecnologías actuales) y por otro, los comportamientos en la interacción de los que “habitan” estos territorios (y cómo utilizan estas herramientas: las tecnologías, para obtener los resultados), en definitiva su cultura “digital”.

Adentrándonos en el “territorio”, un primer aspecto tiene que ver con el “desapego” en relación a lo que es el producto final del trabajo.

Nuestros padres, y muchos de los que leen estas líneas, venimos de una concepción del trabajo que ponía por delante el producto más que el proceso, me refiero a que podemos trabajar en cualquier área de una empresa, pero lo que nos importaba era el “producto” de la empresa, o sea, no nos daba lo mismo trabajar en el área de administración de una fábrica de pelotas de fútbol que en la de una panificadora o laboratorio médico. Nos gusta estar en la cadena de valor del producto, nos gusta decir que intervinimos en la fabricación de la pelota o del pan lactal para los sandwiches que comemos en el picnic. Estamos, por así decirlo “enamorados” del producto.

Sin embargo, y según Richard Sennett en su libro “La corrosión del Carácter” la poca adherencia de los individuos a las empresas (sentido de pertenencia a la misma) se debe a que cada vez las personas están más alejadas técnica y conceptualmente del producto final: las máquinas hacen muchas de las tareas de contacto con los productos en vez de las personas, los sistemas informáticos a la vez que estandarizan la operación para ganar eficiencia también provocan por ejemplo que con un sistema tipo SAP, trabajar en una empresa siderúrgica o agroquímica sea prácticamente lo mismo, uno maneja el módulo de cuentas a pagar, independientemente de a que se dedica la empresa.

Esto lleva a que la persona se “desenganche” de la empresa-producto, y se “enganche” con su propia profesión. A la persona le es similar ser Contador o Informático en una empresa Siderúrgica o en una Bancaria.

Dentro de la empresa también surge otro factor: las personas son requeridas en diferentes proyectos (“part time”), estos proyectos son transversales y de duración corta o media, por lo que durante ese período no encuentran el tiempo suficiente para afianzar sus contactos.
Casi nada dura más de 1 año: ni proyectos ni equipos de personas, esto psicológicamente, impide la profundización de las relaciones.

En respuesta a esta realidad, las personas tienen su red de contención fuera de la empresa, con lo que constituye otro factor de “desenganche” hacia la misma.

Entonces, ¿no es lógico que ya no se “pongan la camiseta” y que aspiren a tener contacto con el exterior (vía whatsapp) con sus múltiples grupos de pertenencia?

A mi me parece no sólo lógico, sino inevitable.

Liderar esta cultura nos demanda un desafío….y hay poco escrito porque lo estamos viviendo… está sucediendo en este preciso momento.

Hasta la próxima, donde voy a sumar los conceptos de: la realidad líquida, de Bauman.

Carlos Dell Aquila
carlosd@coachingargentina.com.ar

NR

Comentarios

Ingresa tu comentario