Buenos Aires, 12/12/2017, edición Nº 1854

En Capital y Provincia, cuatro de cada diez autos todavía no hicieron la VTV

A un mes de las vacaciones, hay 1,7 millones de vehículos que no la realizaron. Y entre los que ya fueron revisados, casi el 25% fue rechazado o debe hacer arreglos.

(CABA) Se vienen las vacaciones, las que muchos imaginan viajando en auto por la ruta con toda la familia hacia el destino deseado. Claro que para eso hay que tener el vehículo en condiciones y así evitar alguna contingencia. Pero no todos lo hacen. En Capital Federal y la provincia de Buenos Aires, 4 de cada 10 conductores no cumplieron con el trámite de la Verificación Técnica Vehicular (VTV).

En la Ciudad, la VTV es obligatoria desde octubre 2016 para vehículos con más de 3 años de antigüedad o más de 60 mil kilómetros de uso y en el caso de las motos particulares es a partir del primer año. Desde la Secretaría de Transporte porteña estiman que alrededor de 750 mil autos radicados en la Capital deberían hacer la verificación. A un año de su instalación ya la hicieron 534.648 vehículos por lo todavía resta que 215 mil pasen por el control; es decir, un 29%.

A su vez, en la Provincia, donde el trámite debería estar más aceitado, los porcentajes son aún más preocupantes que los de Ciudad. Se llevaron adelante 2.022.837 de inspecciones para hacer la VTV, sobre un padrón de 3,5 millones de vehículos. Es decir que el 43% aún no lo hizo.

Que un auto realice la VTV no significa que automáticamente sea aprobado. Aunque en la Capital el 77% estaba apto, el 12% resultó rechazado y el resto debe hacer arreglos menores. En la Provincia los porcentajes fueron similares: 74% de las verificaciones resultaron aprobadas, 13,3% rechazadas y 12,7% condicionales; es decir, que tienen 60 días para hacer el arreglo del inconveniente detectado y regresar a la verificación.

“El principal objetivo de la VTV es mejorar la seguridad vial en las calles. Identificar las fallas y revisarlas, disminuye la probabilidad de provocar un siniestro causado por desperfectos mecánicos”, comentó Juan José Méndez, secretario de Transporte de la Ciudad.

En el mismo sentido se pronunció Lisandro Perotti, subsecretario de Transporte bonaerense. “Sabemos que muchas personas verifican su vehículo como si fuera una mera obligación o trámite que hay que hacer una vez año. Creemos que es necesario cambiar el paradigma. Y verdaderamente debemos tener en cuenta lo importante que es tener un auto en óptimas condiciones y así evitar siniestros de tránsito”.

Cuando se lleva el vehículo a uno de las siete plantas establecidas en Capital, se revisan los frenos, el sistema de suspensión, la dirección, el tren delantero, chasis, escape y los neumáticos. El trámite cuesta 820 pesos para los autos y 301 pesos para las motos. Cada patente tiene un mes asignado para hacerlo (en base al último número) y si no se puede cumplir a tiempo, pero el conductor va con su auto en otro mes, no paga multa. En diciembre y enero los lugares de verificación permanecerán abiertos para quienes no llegaron a tiempo.

Eso sí, ante un control de tránsito en la calle, la sanción para quienes no hayan realizado la Verificación en la Ciudad, es de 400 Unidades Fijas, que hoy equivalen a 4.460 pesos. Por otro lado, quienes circulen sin el certificado que se entrega tras el examen y la oblea en el parabrisas pueden ser multados con 1.115 pesos.

“Hay que entender que los automóviles se ponen a prueba cuando se manifiestan las peores condiciones de ruta o el conductor es sorprendido por una situación imprevista y es en estos puntos donde un vehículo verificado marca la diferencia”, explicó Marcelo Aiello, gerente general de CESVI Argentina, sobre el peligro en las vacaciones de un auto en mal estado.

El grabado de autopartes es otro déficit. Y si bien es importante para evitar la venta ilegal, en la Ciudad sólo lo realizaron desde el 1° de enero de 2011 poco más de 662 mil vehículos, es decir casi el 35% de un padrón de 1.900.000. En 2015, por ejemplo lo hicieron 136.846 vehículos, al año siguiente 237.906 de 2016 y en lo que va de éste, poco más de 204 mil. En la provincia de Buenos Aires, en tanto, hacerlo tiene un costo de 820 pesos y es requisito indispensable para circular. Desde que comenzó a realizarse el 1° de enero de 2016 hasta fines de octubre de este año, ya lo cumplimentaron unos 720 mil vehículos, de acuerdo a los datos del Ministerio de Seguridad de la provincia.

En general el que no se presenta es porque sabe que no la va a pasar por alguna falla en el motor o en otra pieza que tiene un gran costo”, dijo Pablo Azorín, jefe de seguridad de la Federación Internacional del Automóvil (FIA). Y contó algunas de las bondades de la VTV: “Mejora la seguridad vial, reduce la cantidad de siniestros, mejora el medio ambiente”. NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario