Buenos Aires, 19/08/2017, edición Nº 2078

Calculan en 100 mil los perros y gatos abandonados en la Ciudad

Son estimaciones del ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, que conduce Diego Santilli. Aconsejan no comprar mascotas sino adoptar: si un porteño de cada 30 adoptara, no habría animales en la calle. (Ciudad de Buenos Aires) El Instituto Pasteur estima que en la Ciudad hay un millón de perros y gatos, uno cada tres habitantes . En el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño explican que el 10%...

Son estimaciones del ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, que conduce Diego Santilli. Aconsejan no comprar mascotas sino adoptar: si un porteño de cada 30 adoptara, no habría animales en la calle.

perro-abandonado-parabuenosaires-com

(Ciudad de Buenos Aires) El Instituto Pasteur estima que en la Ciudad hay un millón de perros y gatos, uno cada tres habitantes . En el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño explican que el 10% de esa población son animales comunitarios, porque no tienen dueño y dependen de la contención de los vecinos . Se trata de animales que fueron abandonados en lugares como el Jardín Botánico, los jardines de los hospitales o iglesias, o en plena calle.

“El que abandona animales no asimila que son seres que padecen y que son sensibles. Hay un gran sector de la población que es muy cruel ”, dice Ina Bancalari, presidenta de la Sociedad Protectora de Animales Sarmiento, un refugio con 102 años de historia. En este momento, tiene 81 perros y 19 gatos que esperan ser adoptados. Ya hace tiempo, en este refugio tuvieron que desconectar el teléfono de línea: recibían 30 llamados por día de personas que querían dejar un animal.

“Estamos colapsados –dice Bancalari–. En la Ciudad hay 3 millones de habitantes. Si uno de cada 30 adoptara uno, no habría animales abandonados”.

“Los refugios están abarrotados y no son la solución –afirma Patricia Baldisserotto, responsable del grupo de Facebook De Gatitos–. Hay gente que arma pensionados en su casa con muy buena voluntad, pero después acumula animales y no tiene con qué darles de comer. Lo que hay que hacer cuando uno encuentra uno es capturarlo, castrarlo y, si nadie lo adopta, devolverlo a su comunidad”.

“Cuando uno levanta un perro o gato de la calle, lo primero que hay que hacer es llevarlo a un veterinario para que le haga un control de salud y lo esterilice –recomienda Martha Gutiérrez, presidenta de la Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal (ADDA)–. Después, hay que darle un hogar transitorio y tratar de encontrarle un hogar responsable que lo adopte, publicándolo en el centenar de sitios web de protectores de animales. El adoptante debe firmar un acuerdo de responsabilidades para con el animal y debe permitir que quienes se lo entregaron realicen un control durante los primeros seis meses”.

La mejor estrategia frente al problema de los animales abandonados es la castración. “Una perra y su descendencia, en 7 años habrán procreado 5.432 cachorros, y una gata, 509.097”, revela Baldisserotto. “Hay gente que no castra a sus animales porque dice que es cruel. Más cruel es hacer nacer animalitos sin futuro”, dice Bancalari.

Desde 2010 la Ciudad cuenta con un Departamento de Sanidad y Protección Animal, dependiente de la Agencia de Protección Ambiental del Ministerio de Ambiente porteño. Este Departamento, a través de su Programa de Control Poblacional, realiza 30 castraciones gratuitas por día de perros y gatos con y sin dueño (ver Para tener…). Los operativos recorren doce barrios por mes.

En este Departamento explican que la castración previene enfermedades graves y frecuentes en los animales, como la infección uterina o piómetra, el cáncer mamario, hernias, descalcificaciones, tumor de testículo y enfermedades de próstata. En el caso de los perros y gatos con dueño, disminuyen el riesgo de que se escapen y deambulen por la calle . Además, evita la falsa preñez, disminuye el riesgo de peleas entre machos por la competencia frente a las hembras y reduce los maullidos nocturnos.

“Para evitar el abandono animal hay que trabajar en la educación; crear un registro de los perros y gatos de la Ciudad, donde cada uno figure junto a su responsable humano, y esterilizar perros y gatos de ambos sexos desde las 6 a las 8 semanas de vida –aconseja Martha Gutiérrez, de ADDA–. También hay que prohibir la venta de perros y gatos mestizos y no permitir la venta de animales de compañía fuera de locales establecidos y con un veterinario a cargo”.

Los proteccionistas insisten en que no hay que comprar animales, sino adoptarlos con un contrato que incluya el compromiso de castración. “Si comprás, estás favoreciendo el comercio de animales –dice Bancalari–. Si adoptás, le estás dando una oportunidad a cientos de animales desamparados, que hoy no la tienen”.

Comentarios

Ingresa tu comentario