Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Cae banda que traficaba motos Harley Davidson en Buenos Aires

Con falsos testigos, se inscribían a nombre de personas fallecidas y se vendían con la numeración adulterada.

(CABA) Treinta detenidos, 26 motos Harley Davidson secuestradas y 46 allanamientos en la Ciudad de Buenos Aires, en el Conurbano y en Misiones son los números de un operativo para desbaratar a la denominada banda de los “Nenes Bien”, integrada por gestores, peritos policiales y personas de gran poder adquisitivo.

El operativo fue ordenado por la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, en el marco de una investigación iniciada en 2013 sobre una banda que se dedicaba contrabandear motos.

En la causa aparece aparece el ex marido de Araceli González y padre de su hija Florencia, Rubén Darío Torrente, “citado como testigo”. Así lo aclaró en declaraciones al programa Infama la abogada Elizabeth Gasaro: “Estamos a derecho y fue citado a declarar el lunes. El fue un comprador de buena fe”. Y explicó que le compró “una sola moto” a la banda sospechada y que, en la cita con la Justicia, debe demostrar que no sabía lo que estaba comprando.

La noticia se conoció hoy y fue difundida por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. La banda se dedicaba a ingresar ilegalmente al país motos Harley Davidson, previo paso por la Aduana Argentina, y las enviaba a un galpón, donde adulteraban sus números y papeles para poder venderlas a un elevado costo en el mercado negro.

“En su mayoría, los detenidos son todos nenes de bien y algunos que no son tan nenes. Tienen mucho poder adquisitivo y, además de motos, contrabandeaban LCD de distintas pulgadas, Playstation 4 y otros productos de electrónica”, sostuvo Bullrich.

La investigación, añadió la funcionaria, comenzó en el año 2013, a partir de una denuncia realizada por el director titular del Registro de la Propiedad Automotor N° 1 de San Fernando, que detectó una maniobra que consistía en la falsificación de documentos para la inscripción de motos de alta cilindrada, en su mayoría Harley Davidson.

Según Bullrich, se estableció que la organización contaba con un despachante de aduana, un socio contrabandista, gestores, contadores, vendedores de motos y peritos verificadores de la Policía de Buenos Aires, cada uno de los cuales “cumplía un rol específico”.

“Seguramente nos vamos a enterar más adelante que hay algún famoso o el hijo de algún famoso involucrado en esta organización delictiva, ya que para hacer estas estafas se necesitaba mucho dinero”, manifestó. Justamente, esta tarde temprano circuló la versión de que Torrente estaba detenido por esta causa, pero luego su abogada desmintió esa versión y aclaró que fue citado como testigo.

Se sospecha que entre 2010 y 2012 esta banda ingresó al país ilegalmente Harley Davidson, Suzuky y Honda, entre otras marcas. Las compraban en el exterior y las ingresaban al país en containers que provenían de China y Estados Unidos, con declaraciones que referían a otra mercadería. Los gestores lograban la verificación policial y, luego, mediante falsos testigos, se inscribían a nombre de personas ya fallecidas.

Luego, con la ayuda de “pasadores”, entre de ellos un hombre con antecedentes penales que en 2011 había sido extraditado a Estados Unidos por varias causas de contrabando y estafas, llevaban las motos a galpones donde realizaban los papeles apócrifos para luego poder venderlas.

S.C.

Comentarios

Ingresa tu comentario