Buenos Aires, 21/10/2017, edición Nº 1802

“Cada vez que veo a Maru, le deseo la muerte”

Lo dijo Yanina Latorre.

La panelista reveló un fuerte resentimiento contra la cocinera, debido a una interna suscitada 25 años atrás.

yanina-latorre-maru-botana

Todo sucedió 25 años atrás, pero las marcas del dolor siguen tan presentes como el primer día.Yanina Latorre dejó a todos con la boca abierta con una sorpresiva revelación. Cuando era adolescente, la panelista tuvo una feroz pelea con Maru Botana por la que aún le guarda un fuerte resentimiento. “Cada vez que la veo, le deseo la muerte”, disparó, polémica en el programaMañana Sylvestre, de Radio del Plata.

“Yo no la puedo ver y ella a mí tampoco. Cuando teníamos 18 ó 19 años, me arruinó un año de facultad, me dejó sin amigos básicamente”.

Yanina y Maru cursaban la carrera de Administración de empresas en la Universidad de Belgrano y compartían muchas tardes de estudio. Sin embargo, hubo un hecho que terminó con la amistad y cambió su relación para siempre. “Yo no la puedo ver y ella a mí tampoco. Cuando teníamos 18 ó 19 años, me arruinó un año de facultad, me dejó sin amigos básicamente”, comenzó Latorre, que confirmó su presencia en el Bailando 2014.

La mujer de Diego Latorre explicó cómo comenzó el conflicto. “Ella tuvo un problema de competencia conmigo porque yo era muy flaca y ella era una chica gordita. Después adelgazó mucho por una dieta. Pero no sé si me envidiaba o yo le molestaba. Un día discutimos, me agredió con que comía mucho y no engordada. Que eso no era posible. Luego, se dedicó a hacer que todo nuestro grupo de amigos en común me dejara de hablar. Éramos unas cinco o seis chicas, una de ellas, mi mejor amiga de la infancia. Algunas, con el tiempo, me pidieron perdón”, relató la panelista.

“La gente cree que es buena porque tiene 800 hijos. Me arruinó un momento importante de mi vida, no se lo perdono”.

Para concluir, Yanina remató con una frase más que polémica. “En ese momento me arruinó un momento importante de mi vida. No se lo perdono y hoy cada vez que la veo, le deseo la muerte”, afirmó sin pelos en la lengua, y agregó: “A una mujer no la constituye la cocina, esa es una estupidez que hace para vender. La gente cree que es buena porque tiene 800 hijos”, afirmó. Una guerra impensada.

 

Fuente: Ciudad.com.ar

Comentarios

Ingresa tu comentario