Buenos Aires, 20/11/2017, edición Nº 1832

Cada vez más universidades trasladan sus sistemas a la nube

Sostienen que el acceso y la disponibilidad de herramientas que ésta permite repercuten en los modelos educativos.

Por Gabriela Samela

(CABA) En los últimos 12 meses, la Universidad Di Tella, el IAE, la UCA, la UAI, la Universidad Kennedy, la Universidad de La Matanza y la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA firmaron convenios con Microsoft para trasladar sus sistemas de computación a la nube. ¿Se trata de una moda, de una necesidad de las administraciones o de un proyecto de innovación educativa?

La “nube” no es otra cosa que un conjunto de servidores a los que se accede a través de Internet, lo que permite almacenar contenidos y hacer correr software fuera de los servidores locales. Las universidades que se han sumado sostienen que, además, les permitirá desarrollar herramientas que impactan directamente en los modelos educativos.

A partir de la implementación del campus virtual en la nube, “logramos que la relación alumno-profesor no se limite a 4 o 6 horas semanales, y eso enriquece las clases”, dice José Luis Giusti, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Las autoridades propusieron a las cátedras subir sus contenidos al entorno virtual, donde además hay foros y también un “cibercafé”, pensado para encuentros sincrónicos. Por el momento, se sumaron 35 de las 200 cátedras que componen la facultad en forma voluntaria. Según el decano, este proceso también implica un mayor control de calidad, ya que las cátedras “se encuentran con el desafío de rearmar sus contenidos y bibliografías”.

Daniel Piorun, secretario de Innovación en la misma facultad, señala que es una oportunidad para que “las cátedras se repiensen”. De hecho, organizaron el taller “Reinventar las cátedras” y un equipo de pedagogas apoya a los profesores en el proceso de virtualización. Para Piorun, “la nube implica un cambio de paradigma, por ubicuidad y disponibilidad de contenidos. Pero lo importante es armar el concepto de red con los docentes”. 

En la UCA, “estamos empezando a usar la videoconferencia para actividades entre distintas sedes y para algunas clases de posgrado hacia el exterior”, dice José Aboy, director de Sistemas de esa casa de estudios. La idea, explica, es que el Office 365 de Microsoft que da acceso a los servicios en la nube interactúe con la plafatorma Moodle de e-learning que la universidad ya tiene en uso en servidores propios. “El objetivo final es desarrollar una red social de la UCA que funcione como una comunidad en la nube a la que se pueda acceder desde cualquier lugar, dispositivo y momento”, agrega Aboy.

En la UNLAM, migraron todas las casillas de correo de docentes y empleados y habilitaron 38.000 cuentas para los alumnos. Marcelo Pérez Guntin, secretario de Informática y Comunicaciones, señala como ventajas que “se acortan los tiempos de respuesta y la disponibilidad y la seguridad son mayores”.

A nivel regional, la empresa Citrix trabajó, entre otras, con la Universidad de San Pablo (Brasil) y la Javeriana (Colombia). “La nube extiende el acceso a aplicaciones y mantiene a las universidades actualizadas”, dice Juan Manuel Gómez, gerente regional de Ventas.

nube compu

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario