Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Cada vez más inmigrantes africanos vienen a trabajar a Buenos Aires

Se incrementó más del 80% la cantidad de personas que vienen de Nigeria, Camerún, Ghana y Gambia

(CABA) La Argentina, principalmente Buenos Aires, ofrece empleos y altos sueldos, salud y educación gratuitas, y una política migratoria que facilita la radicación con relación a los países europeos. Este escenario atrae a muchos habitantes de África, quienes buscan mejorar su situación económica.

Según el censo de 2010, fueron 214 los ciudadanos de esos cuatro países que se registraron en la Argentina. Los datos de la Dirección Nacional de Migraciones revelan que hasta el primer semestre del año pasado se concedieron un total de 391 permisos de radicaciones a ciudadanos provenientes de esos países. Es decir, un 82,7% más. Sin embargo, las organizaciones no gubernamentales consultadas estiman que las cifras oficiales no cuentan cerca de 1000 indocumentados. La mayoría reside en microcentro y la zona de Once.

Muchos de los nuevos migrantes envían a sus países entre 200 y 800 dólares mensuales. Pero reunir ese dinero, dijeron varios consultados, no es sencillo: las jornadas de trabajo (la mayoría vende ropa en la calle) se extienden hasta por 12 horas y de domingo a domingo. No les queda mucho tiempo para el esparcimiento, que se distribuye en alguna cena con sus pares. Otros, que profesan el islamismo, se dan un tiempo para asistir a alguna mezquita los viernes.

Dilly, camerunés de 23 años estima que vivirá unos tres años en el país y regresará para estudiar una carrera y dedicarse al comercio. “Todos los días trabajamos porque el propósito es reunir dinero para ayudar a nuestra gente, comprar alguna propiedad allá o traer algún familiar. Cada día es un círculo que no termina porque hacemos lo mismo siempre.”

Comentarios

Ingresa tu comentario