Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Cada vez más gente decide cremar a su mascota

Si bien el servicio no es nuevo, la demanda creció exponencialmente en los últimos años.

(CABA) La cremación de mascotas no es un servicio nuevo: hay empresas que la ofrecen desde hace 20 años; también en la ciudad de Buenos Aires el Instituto Pasteur y la UBA lo realizan gratis desde hace años. Sin embargo, en el último tiempo creció exponencialmente la demanda. “Si cuando empecé había una cremación de mascotas cada diez días, ahora todos los días hay una o dos“, grafica Juan Montaña, titular de Sermón, con 22 años de experiencia y una red de cobertura de 1700 veterinarias en Capital y Gran Buenos Aires. En el país se estima que hay 11 millones de mascotas; más de un millón, en Capital, cifras que dimensionan la potencial expansión de este negocio que fueron incorporando, en general,empresas dedicadas a residuos patógenos, entre los que sumaron cuerpos de animales domésticos.

En la oficina de Montaña la secretaria está pegada a unos auriculares a su vez conectados al celular que suena cada cinco minutos o menos. “Sermón, buen día. ¿Me pasa la dirección? Okey, pasamos“. Y de nuevo: “Tiene una mascota para retirar. Le cuento: el servicio es de retiro y cremación. El básico cuesta 380, sin devolución de cenizas. Sino 580. Si quiere presenciar, cuesta algo más.”. Y de nuevo.

En Capital hay varias oficinas como éstas, aunque algunas sólo localizables por la web. Como no existe legislación específica para la cremación de mascotas, las empresas mostraron sus reservas. En No me olvides, que se promociona en Internet como la primera compañía de cremaciones de mascotas en la Ciudad de Buenos Aires, Cristina tiene más deseos de colgar el teléfono que de hablar de su negocio. No quiso dar su apellido, apenas contó que hace desde 2004 que están, que era una necesidad que veían en Capital donde “no hay cementerios de animales ni espacio libre como para enterrarlos”, que crema al menos una mascota por semana y que terceriza el servicio con una empresa en la provincia.

Encuadrados como residuos patológicos, quienes abrieron plantas de cremación de mascotas procuran respetar la ley de la Secretaría de Ambiente de la Nación que regula el tratamiento de residuos patógenos, entre los que se ubican los animales. Allí se establece la necesidad de tener un certificado ambiental anual y se fijan estándares de calidad ambiental para que no se contamine el suelo, el agua, el aire con la emisión de gases producto de la incineración.

 

Feria-de-mascotas-en-Madrid

Comentarios

Ingresa tu comentario