Buenos Aires, 18/10/2017, edición Nº 1799

Buscan transformar un histórico edificio de Retiro en un mercado gourmet

Está en Alem al 800. Fue construido a fines del siglo XIX y funcionó como caballeriza presidencial.

(CABA) Para muchos, el edificio puede pasar desapercibido en esa zona de la Ciudad que es pura vorágine: a metros de Córdoba y Alem, de Puerto Madero y del complejo de torres de oficinas de Catalinas Norte. Se trata de una construcción clásica de fines del Siglo XIX: fachada de ladrillos, una cúpula que corona el edificio -de pizarra negra- y un aire francés en su concepción. Tiene dos plantas y las típicas bóvedas que se replican a lo largo de Leandro N. Alem y Paseo Colón.

Ese edificio albergó a los caballos que tiraban de los carruajes presidenciales y los que se usaban también en eventos de protocolo. Algunos registros históricos indican que comenzó a usarse durante la primera presidencia de Julio Argentino Roca, por 1880. Sin embargo, en poco tiempo, esta “cochera presidencial” (que aún se usa oficialmente) podría transformarse en un mercado gourmet, al estilo de La Boquería de Barcelona, el Borough Market de Londres, el Chelsea Market en Manhattan o el San Miguel de Madrid.

Al menos este es el objetivo del Gobierno porteño, que busca entregarlo en concesión para ser utilizado como feria y paseo. Puede resultar interesante, siempre que la oferta gastronómica sea amplia y abarque la mayor cantidad posible de opciones. Se trata de una zona de Retiro plagada de oficinas, pero también muy transitada por turistas. Según la información que trasciende desde el Boletín Oficial, también se admitirá la venta de alimentos, como en los mercados de abastecimiento.

El edificio está ubicado en Alem, entre el pasaje Tres Sargentos y avenida Córdoba. Sobre el pasaje linda con una construcción de época, una subestación eléctrica de la Compañía Italo Argentina de Electricidad que construyó Juan Chiogna, el arquitecto italiano que le puso su firma a uno de los edificios más lindos de la Ciudad, la actual Usina del Arte, en La Boca. Este es el motivo por el cuál la subestación Tres Sargentos parece una mini Usina: Chiogna trajo a Buenos Aires el estilo Románico Lombardo que replicó en todos los edificios que construyó para la empresa de electricidad. Fueron inaugurados entre 1914 y 1915.

En cuanto a la cochera presidencial: la vicejafatura de Gabinete, a cargo de esta idea de refuncionalización, no otorgó mayores detalles. Sí trascendió que para disponer de un inmueble que es del Estado Nacional, se realizó una “sesión de bienes de reciprocidad”. Lo que significa que la Ciudad le cede otros espacios a la Presidencia.

Si bien hay poca documentación de la época, se sabe que esta construcción tienen vitrales, revestimientos -típicos azulejos rectangulares, color verde oscuro-, marcos y puertas de madera, adoquines y mayólica. Allí descansaban los caballos y también se guardaban los carruajes que formaban parte de la flota de traslado de los presidentes. También se usaban en los desfiles y en visitas especiales, como las de la realeza. Con el paso de los años, los establos se desarmaron y comenzaron a estacionarse autos. Hasta estos días, cumple la misma función. Y en 2010 se realizaron trabajos de desmontaje y reconstrucción de la cúpula.

Según los datos de la disposición del Gobierno porteño, el plazo para presentar la oferta es el 13 de octubre y la apertura de sobres será el 18 de octubre. NR


Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario