Buenos Aires, 24/10/2017, edición Nº 1805

Buscan recuperar el Lago de Regatas de los bosques de Palermo

La zona está muy deteriorada, sin pasto ni mobiliario y falta iluminación. Es una de las preferidas de familias y corredores y la cierran al tránsito sábados y domingos. La semana pasada arrancaron las obras: llevarán unos cuatro meses. (CABA) En 1906 los alrededores de la avenida Pampa y Figueroa Alcorta, en Palermo, eran las “afueras” de la Ciudad. Era la época en que Carlos Thays comenzaba a diseñar y...

La zona está muy deteriorada, sin pasto ni mobiliario y falta iluminación. Es una de las preferidas de familias y corredores y la cierran al tránsito sábados y domingos. La semana pasada arrancaron las obras: llevarán unos cuatro meses.

bosques palermo
(CABA) En 1906 los alrededores de la avenida Pampa y Figueroa Alcorta, en Palermo, eran las “afueras” de la Ciudad. Era la época en que Carlos Thays comenzaba a diseñar y construir los grandes parques, plazas y avenidas que aún siguen siendo símbolos de Buenos Aires. Y aunque hoy el Lago de Regatas –el más grande de los cuatro que tiene el Parque Tres de Febrero– es un imán recreativo para los vecinos, su creación fue puramente estratégica: el paisajista francés lo ideó como aliviador de las aguas del Arroyo Maldonado y la tierra de la excavación sirvió para hacer el terraplén de la vía del tren.

Miles y miles pasan mucho tiempo en los alrededores del lago descansando, jugando, organizando picnics y, especialmente, haciendo deportes. Fútbol, rutinas aeróbicas, patinando, practicando yoga y artes marciales, caminando y especialmente, corriendo. Sin dudas, es uno de los lugares preferidos para los aficionados a este deporte cada vez más popular, y también para los corredores profesionales.

Pero justamente el uso intensivo del entorno más cercano al lago, y ciertamente la falta de mantenimiento, lo han venido deteriorando. Ahora el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño arrancó una serie de obras tendientes a recuperarlo: los trabajos durarán cuatro meses, tendrán un costo de $ 11,5 millones y abarcarán unas 17 hectáreas.

El lago esta comprendido entre las avenidas Tornquist, De los Ombúes, Alsina y la calle Andrés Bello. “Lo que se busca es recuperar las características originales del entorno y ordenar de manera eficiente los diferentes usos que se le dan y las actividades que se realizan”, explicaron en el Ministerio. En rigor, todas las obras que se hagan en el Parque Tres de Febrero tienen que contemplar la fisonomía original, ya que se trata de un APH, Area de Protección Histórica.

Van a construir una senda para correr en todo el contorno del lago. Por momentos la senda quedará pegada al agua y en otros sitios, se alejará unos metros. Será de cemento para evitar los problemas que se ven hoy: barro y pozos, y tendrá dos kilómetros de largo.

En cuanto a la convivencia de los diferentes deportes que se realizan en el lugar, el Ministerio proyectó la construcción de un circuito de entrenamiento que estará ubicado sobre la calle Andrés Bello. Se trata de una superficie de cemento materializado en piezas color teja que dejan una junta abierta, para que drene el agua de las lluvias. “Estará iluminado y tendrá una demarcación especial, con la idea de captar y concentrar el interés de los vecinos que entrenan. Lo que queremos es que liberen el resto de los sectores para usos recreativos y contemplativos”, explicaron. En paralelo se recuperará el césped, porque en los alrededores del lago hay sectores que están pelados, en los que solo hay tierra. Así, buscarán que el césped sea utilizado para descansar, para esparcimiento o hacer un picnic, y que la senda y el circuito de entrenamiento atraigan a los deportistas.

Además, en dos sectores del lago se construirán d os muelles de madera que servirán para apreciar el ecosistema acuático, el más importante de la Ciudad. Se estima que hay unas 34 especies de aves, de las 190 que habitan en todo el Parque Tres de Febrero; dos especies de tortugas acuáticas, pájaros carpinteros, zorzales, cardenales, horneros, calandrias, mirlos y tres especies diferentes de Martín Pescador; también 10 de peces y dos de moluscos. Y claro, una arboleda densa y añosa.

Comentarios

Ingresa tu comentario