Buenos Aires, 17/12/2017, edición Nº 1859

Buscan frenar la bronca de los vecinos por el cobro de bolsas contaminantes

Un proyecto presentado en la Legislatura busca que se prohíba a los supermercados cobrar las nuevas bolsas verdes y negras. Esto sucedió luego de que los vecinos de la Ciudad se quejen por el pago adicional de envases plásticos igual de contaminantes que los que siempre se entregaron gratis. Un freno al capricho propagandista de Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, que promociona su gestión golpeando el...

Un proyecto presentado en la Legislatura busca que se prohíba a los supermercados cobrar las nuevas bolsas verdes y negras. Esto sucedió luego de que los vecinos de la Ciudad se quejen por el pago adicional de envases plásticos igual de contaminantes que los que siempre se entregaron gratis. Un freno al capricho propagandista de Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, que promociona su gestión golpeando el bolsillo de los consumidores y beneficiando a las cadenas de los supermercados, sin aportar nada al medioambiente.

bolsas-ciudad-verde-parabuenosaires

(Ciudad de Buenos Aires) El PRO presentó en la Legislatura porteña un proyecto para que se prohíba a los hiper y supermercados cobrar las bolsas o sobres con la entrega de la mercadería, en el marco de la polémica ante la queja de clientes por el pago adicional por ese concepto.

El legislador macrista Daniel Lipovetzky propuso prohibir a supermercados, hipermercados, autoservicios y establecimientos del rubro comercio “la imposición de costos adicionales a los usuarios y consumidores por la entrega de bolsas o sobres de cualquier material”, sean o no reciclables o biodegradables.

Los comercios que abarca la normativa, dice el proyecto, deberán exhibir un cartel en lugar visible “haciendo constar en forma clara y legible la prohibición de imponer costos adicionales” por las bolsas.

La presentación coincide con la postura que mostró el ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, en una reunión con los legisladores de la Comisión de Ambiente, donde dijo que no acompañaba la determinación de los supermercadistas de cobrar entre 0,15 y 0,25 centavos por cada bolsa.

Ese cobro surgió con la entrada en vigencia de una disposición del Gobierno porteño que busca disminuir la cantidad de bolsas que se utilizan y luego van a parar a rellenos sanitarios y, por otro lado, alentar la separación de los desechos en origen.

Para ello, pidieron a las grandes cadenas de supermercados que dejaran de otorgar a sus clientes las tradicionales bolsas blancas y reemplazarlas por otras de color verde, para residuos húmedos, y negras, para los secos.

Los empresarios aceptaron ese pedido, no sin advertir acerca de la necesidad de cobrar el producto ante la suba que a ellos les representaba el cambio de tonalidad.

Para el diputado Adrián Camps (Proyecto Sur), el nuevo proyecto “es la tercera versión del discurso que da el macrismo” sobre las bolsas “que ahora entregan los supermercados, de color verde y negro, para alentar la separación de residuos en los domicilios, pero que no son biodegradables”.

“Primero dijeron que el cobro iba a hacer que la gente llevara su changuito y así se iba a entregar menos plástico”, dijo Camps.

Según indicó, “después cambiaron porque se dieron cuenta que como ellos habían pedido a los supermercadistas que las bolsas fueran de distinto color para que los vecinos comenzaran a educarse en la separación en origen, resultaba confuso ya que si el cliente no se llevaba la bolsa a su casa, entonces no se enteraba del tema del reciclado”.

“Ahora dicen que no está bien que se cobren, pero se la pasaron diciendo distintas cosas”, cuestionó el legislador.
Télam

Comentarios

Ingresa tu comentario