Buscan aumentar la cantidad de cruceros que lleguen a Buenos Aires

Buscan aumentar la cantidad de cruceros que lleguen a Buenos Aires

BAS03. BUENOS AIRES (ARGENTINA), 23/01/09.- Vista del crucero de pasajeros "Mariner of the seas", que se convirtió hoy, 23 de enero de 2009, en el crucero más grande en llegar al puerto de Buenos Aires (Argentina), al atracar con unas 2.500 personas a bordo en el marco de un recorrido de 46 días por América. EFE/Leo La Valle

(CABA) La inminente temporada de cruceros será la peor de los últimos ocho años, con la consecuente pérdida de ingresos para la Capital. Llegará la mitad de buques que en el ciclo 2013-2014 y la cantidad de pasajeros retrocederá al nivel de 2008-2009. Preocupado por la caída de este segmento del turismo internacional, el Gobierno decidió aplicar una serie de beneficios para empezar a revertir la crisis a partir de la siguiente temporada.

Según las reservas realizadas, entre octubre y abril amarrarán 80 embarcaciones en el puerto de Buenos Aires, lo que implicará la llegada de 280.000 pasajeros de todo el mundo, principalmente de Brasil. Se trata del punto más bajo de una curva descendente que comenzó a fines de 2014. En la temporada 2012-2013 se había superado el medio millón de turistas, mientras en el ciclo 2013-2014 se alcanzó el récord de buques, con 161 llegadas, el doble de las esperadas ahora. Desde 2008, el interés por la Argentina como destino turístico de cruceros fue en alza, con cifras que se superaron año tras año, pero que no lograron mantenerse como para evitar un derrumbe precipitado. Según las nuevas autoridades de la Administración General de Puertos Sociedad del Estado (Agpse), dependiente del gobierno nacional, la causa debe buscarse en los costos que afrontan las empresas para amarrar en Buenos Aires y en otras medidas adoptadas en la gestión anterior.

Ahora, mediante la reducción de tarifas de Migraciones, la disminución de las tasas en la terminal de cruceros, un convenio firmado con el Ministerio de Salud de la Nación y la articulación con países de la región, entre otros puntos, se espera comenzar un mecanismo para recuperar el turismo perdido. Los cambios comenzarían a notarse a partir de la próxima temporada, porque la actual ya fue comercializada.

“La retracción responde a varios factores locales, como los altos costos portuarios en el Río de la Plata comparados con Europa; por ejemplo, en Barcelona se paga un tercio de lo que se paga acá. Hacer una navegación por el Mediterráneo implica distancias más cortas y costos de operación más bajos respecto de las distancias y los costos de esta región”, analizó el gerente comercial regional de Costa Crucero, Maximiliano González.

En el puerto de Buenos Aires amarran embarcaciones de aproximadamente 300 metros de eslora con un promedio de 2500 turistas más la tripulación, que llega a ser de hasta 1000 personas. Según datos oficiales, cada turista que pisa territorio porteño deja una media de 134,5 dólares diarios. A eso se le suma el gasto del personal del crucero que culmina su recorrido en la ciudad.

Los principales reclamos de las operadoras de cruceros, que en algunos casos ya no recalarán en Buenos Aires esta temporada, obedecen a los costos de hidrovía y Migraciones, que a principios de 2015 aumentó de US$ 10 a US$ 14 por persona y por puerto visitado. Había además otras trabas, como la resolución que obligaba a los tripulantes de los cruceros a vacunarse contra la fiebre amarilla cuando la Organización Mundial de la Salud no lo requería, problemas para el abastecimiento de los buques y desarticulación entre puertos de la Argentina.

Si bien los cambios apuntan a revertir la retracción a partir de 2017, la recuperación podría tardar hasta cinco años, de acuerdo con los operadores. Aseguran que la tarifa de Migraciones se modificó a US$ 14 por itinerario y no por recalada (será de US$ 7 en temporada baja, octubre, noviembre y abril), se limitó la recepción a 13.000 pasajeros por día para garantizar una mejor atención al turista y se canceló la vacuna obligatoria contra la fiebre amarilla. NT