Buenos Aires, 23/11/2017, edición Nº 1835

Buenos Aires: un gran Shopping a cielo abierto

La Avenida Córdoba,Corrientes y Warnes, y las calles Gurruchaga y Murillo, entre otras, gozan de una gran oferta comercial. Ropa en liquidación, oulets, cuero, zapatos, los centros comerciales a cielo abierto ganan terreno y mantienen una tendencia expansiva frente a los clásicos Shoppings, sea cual sea su tamaño. (CABA) la hora de ir de compras, las calles temáticas de Buenos Aires ofrecen una variedad de productos. Estos centros comerciales a...

La Avenida Córdoba,Corrientes y Warnes, y las calles Gurruchaga y Murillo, entre otras, gozan de una gran oferta comercial. Ropa en liquidación, oulets, cuero, zapatos, los centros comerciales a cielo abierto ganan terreno y mantienen una tendencia expansiva frente a los clásicos Shoppings, sea cual sea su tamaño.

C.Avda-Corrientes

(CABA) la hora de ir de compras, las calles temáticas de Buenos Aires ofrecen una variedad de productos. Estos centros comerciales a cielo abierto están organizados por rubros, por lo que los consumidores saben a qué avenidas ir cada vez que necesitan comprar bienes o servicios como muebles, joyas, repuestos para autos, entre otros. Mientras que algunos paseos se establecieron naturalmente a lo largo del tiempo, otros se instalaron con rapidez y continúan en desarrollo.

“Con la expansión e irrupción de centros comerciales cerrados y grandes superficies comerciales a finales de la década del 90, hubo focos de tensión que preocuparon a los comerciantes de grandes avenidas”, cuenta Fabián Tarrío, presidente de la Federación de los Centros Comerciales a Cielo Abierto, Cascos Urbanos y Centros Históricos (FCCA).

Para aliviar esta inquietud, se creó un plan estratégico mediante la firma de un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la promoción del comercio minorista. Con la irrupción de la crisis, recién en 2003 este tipo de paseos comenzó a ganar protagonismo.

Joyas en la calle Libertad, muebles en la avenida Belgrano, artículos de cuero en Murillo, repuestos para autos en Warnes, outlets en Aguirre o avenida Córdoba o productos de cotillón en Lavalle son algunas de las calles temáticas más destacadas de la ciudad. A nivel nacional, según Tarrío, hay más de setenta centros comerciales de estas características.

A pesar de la popularidad de los shoppings , los comercios callejeros continúan vigentes. “La verdadera competencia de los shoppings cerrados es definitivamente la calle”, afirma Diego Echandi, director de Paseos de Buenos Aires, una nueva herramienta digital que apunta a reunir la oferta de los centros a cielo abierto de Buenos Aires.
De hecho, según un estudio elaborado por esta plataforma, un 82,6% de facturación corresponde a “la calle” y un 17,3%, a los shoppings . Muy distinto es el caso de, por ejemplo, los Estados Unidos, en donde sólo el 30% de los ingresos proviene de los locales pequeños.

“La calle presenta precios muy inferiores a los de los shoppings . Aunque no podemos dejar de considerar que los costos afectados a uno y otro negocio no son los mismos, y éstos, en última instancia, se trasladan a los precios”, sostiene Francisco Schang, el otro director de Paseos de Buenos Aires.

En este sentido, Tarrío menciona otra ventaja: “El centro comercial abierto tiene la identidad de la ciudad. Es un atractivo que lo distingue de otros”. Y agrega: “Beneficia a la comunidad porque lo que se gana en el lugar se lo gasta en el lugar”.

Hay paseos clásicos y consolidados como la calle Florida, la avenida Santa Fe o Cabildo, que tienen una gran variedad de locales de diversos rubros. Y también hay otro tipo de polos, que se conformaron gracias a inversiones inmobiliarias de gran escala.

Éste es el caso de los outlets en Palermo, que están a lo largo de Aguirre, entre Malabia y Thames. “En 2009 había galpones abandonados y casas viejas. Era una zona comercialmente nula que cambió cuando se estableció el grupo Vesuvio, que comenzó a atraer de a poco al público local y extranjero”, dice Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades, que ofrece sus servicios en ese lugar.
“En 2010 ya se habían instalado diez marcas, a las que, gracias al boom del consumo, les fue muy bien. A partir de ese momento muchas otras quisieron replicar esa situación exitosa”, sostiene Migliorisi. Así fue como se fueron instalando otras empresas hasta llegar a lo que es hoy una zona consolidada de outlets con cien locales ocupados. Gracias a este auge comercial, en relación con 2009, los valores de las propiedades se han duplicado o triplicado. Y la expansión sigue en marcha, ya que también se establecieron otras marcas sobre Gurruchaga, que están a metros de conectarse con Córdoba.

De todas formas, el éxito de estos polos también depende de los incentivos que pueda promover un municipio. “En el caso de Aguirre, el gobierno de la ciudad también ha contribuido con lo que le compete sobre avenidas, iluminación y el mobiliario urbano especial”, señala Migliorisi.

En este punto, coincide Tarrío: “Es importante que la cámara empresaria del lugar y el municipio tengan la voluntad de invertir en obras de infraestructura”. Además, para el titular de la FCCA “es indispensable que los que tienen en sus manos el destino de la ciudad entiendan que hay que cambiar el espacio común para que sea más atractivo para la gente”.

Una zona en desarrollo en el sur porteño

Un informe elaborado por la consultora inmobiliaria Colliers International indica que en el barrio porteño de Barracas está en desarrollo una zona comercial caracterizada por outlets de primeras marcas de indumentaria y accesorios (ubicada en las calles California al 1900 y Herrera al 1700). En relación con los precios de alquiler, el valor locativo promedio de la zona es de 17,1 dólares por metro cuadrado. Según el relevamiento, hay 49 locales comerciales de los cuales 37 están ocupados. De los restantes, siete están en alquiler y cuatro, en venta.

Fuente consultada: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario