Buenos Aires, 22/08/2017, edición Nº 2081

Buenos Aires: la ciudad nueva de las luces

La iluminada noche porteña.

Congreso-Nacional-de-Buenos-Aires

(CABA) Ahora, tanto edificios públicos como monumentos pueden ser, literalmente, observados bajo una nueva luz, a de las luces nocturnas que ahora los decoran y hacen que resalten, imponentes, en la oscuridad de la noche porteña. La cima del Obelisco, emblema del encuentro de porteños y turistas, ahora es un faro que ilumina con rayos blancos como buscacielos. Y así, la plaza Constitución, uno de los lugares más postergados y maltratados, ahora tiene sus árboles con leds que titilan en colores o, mucho mejor: con gotas blancas que simulan ser una lluvia de luces fugaces. En el Pasaje Santos Discépolo, esa “ese” que desemboca en Corrientes, la luz apareció en el piso, como lunares blancos que ahora marcan un sendero casi caprichoso, como quizás lo hubiera pensado Yayoi Kusama, la artista japonesa “de los lunares” que este año fue furor en el Malba.

Cada cambio tiene otras intervenciones novedosas que lo acompañan. Junto al Obelisco, por ejemplo, que ahora tiene cuatro rayos que giran y titilan como un faro, “el faro de la Ciudad”, según explicó la intención el secretario de Gestión Comunal y Atención Ciudadana, Eduardo Macchiavelli, además se instalaron dos esculturas monumentales de la genial Marta Minujín. Son “Las Cicladas porteñas”, y están inspiradas en figuras griegas que embellecen la plazoleta del encuentro. En el pasaje Santos Discépolo además del piso alunarado ahora hay nuevos bancos y, de golpe, un flamante paseo. La idea fue sorprender con intervenciones en lugares inéditos para que esos espacios se vuelvan “más amigables”. Y para que, y sobre todo, “se vuelvan a llenar de visitantes”. En Constitución se ve el cambio más impactante: ahora los árboles se prenden de noche y titilan en rojo, lila y azul. Pero lo que más atrae es la lluvia de luces que caen como gotas de los árboles más altos. Un barrio de luz, y no en París: en Buenos Aires.
#2

Fuente consultada: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario