Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Buenos Aires es el primer destino en America Latina para realizar filmaciones

Las zonas más elegidas son las de los barrios de San Telmo, Puerto Madero y el Centro porteño. (CABA) El resultado de una simple consulta en las redes sociales puede sorprender: abundan los testimonios de personas con domicilio en la Capital que, recientemente, han tenido un set de filmación en las cuadras cercanas a su vivienda, en el barrio o en la mismísima puerta de su casa. Estas experiencias individuales...

Las zonas más elegidas son las de los barrios de San Telmo, Puerto Madero y el Centro porteño.

calles-portenas-filmacion-cielo-abierto_IECIMA20131126_0004_7

(CABA) El resultado de una simple consulta en las redes sociales puede sorprender: abundan los testimonios de personas con domicilio en la Capital que, recientemente, han tenido un set de filmación en las cuadras cercanas a su vivienda, en el barrio o en la mismísima puerta de su casa. Estas experiencias individuales reflejan las estadísticas oficiales sobre el auge de las producciones audiovisuales por las calles porteñas.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Económico porteño, que autoriza las locaciones en la vía pública, durante los primeros ocho meses del año fueron instalados 362 sets (1,5 por día en promedio) en distintos rincones de la ciudad. La lista incluye largo y cortometrajes (27 y 8), comerciales (214), programas de TV (32), videoclips (5), documentales (10), productos institucionales (5) y fotográficos (25).

La cantidad equivale proporcionalmente a la registrada durante todo 2010, cuando Buenos Aires se posicionó como primer destino en América Latina y cuarto en el mundo para la realización de filmaciones. Ese año finalizó con 548 rodajes concretados con Buenos Aires como escenario.

Con el transcurso del tiempo, si bien mermaron las locaciones internacionales, desalentadas por el tipo de cambio y por presiones sindicales locales, las productoras vernáculas mantienen un alto nivel de actividad en los barrios porteños, que alteran la vida vecinal. Para bien o para mal.

Para mí filmaciones en el barrio es sinónimo de ruidos molestos a cualquier hora y problemas para movilizarse. En la casa al lado de la mía grabaron una película para Incaa TV, que incluía escenas en la piscina a las 3 de la madrugada; entre el ruido de las escenas y el del generador eléctrico que habían colocado en la puerta, terminamos denunciándolos. Ahora, hay grabaciones de publicidades gráficas a pocas cuadras de casa, pero no molestan“, contó Alejandra Dubedout, vecina de Saavedra.

En el otro extremo, para Justina López, vecina de Flores, la presencia de un set de filmacion le aporta cierta magia al barrio. “Por un momento el barrio se transforma. En una zona donde nos acostumbramos a desconfiar del afuera por hechos de inseguridad, de pronto llega un camión con gente que muestra otra realidad, la de la creación, la fantasía… Los vecinos se agrupan“, recordó sobre la filmación de un capítulo de Farsantes cerca de su casa.

Y agregó: “Facundo Arana se comportó de una forma estupenda, escuchando muy cariñosamente a un viejito sordo, que lo llenó de bendiciones. Fue una mañana distinta. Este tipo de actividades me hace sentir que Flores puede ser algo más lindo“.

Según los datos oficiales, las zonas más solicitadas para filmar durante este año fueron San Telmo (calles Defensa y Balcarce, pasaje 5 de Julio), el centro porteño (avenidas Roque Sáenz Peña y Corrientes, Tribunales, las plazas Lavalle y Del Vaticano) y Puerto Madero.

Pero la convivencia con los sets de rodaje se multiplica en otros puntos de la Capital, según los testimonios vecinales. Liliana Molino, domiciliada en Villa del Parque, recordó que, en la esquina de su casa, se grabaron escenas de Locas de Amor, con Leticia Brédice y Alfredo Casero.

Donde ahora hay una panadería, había una verdulería y ahí rodaban. Estaban los camiones de filmación en la calle, muchas veces nos entorpecían la salida de la cochera, había que pedir que lo corrieran. Y se juntaban muchos vecinos en la calle, parecía una feria. Bastante incómodo para mí que no soy cholula“, dijo.

El barrio de Chacarita se suma a la tendencia. La vecina Analía Romero describió que siempre hay sets en la zonas de las calles Leiva, Guzmán, Rodney y Concepción Arenal, cerca de Corrientes y Dorrego. “Pagan muy bien a los frentistas. Como contrapartida, no les importa nada cuando pasás por ese lugar; ellos cruzan los cables y cortan las calles. Y uno se tiene que arreglar“.

Similares ventajas y desventajas detalló Gilda Sabella, que vive en el llamado Barrio Cornelio Saavedra, junto al parque Sarmiento. “Acá graban con mucha frecuencia, es un bajón. Se adueñan del espacio público, ponen vallas, cortan el tránsito. Desvían colectivos y las paradas quedan más lejos de lo habitual. Yo quiero estar en el parque tranquila y tengo un combo de gente con mesitas de catering copando el verde, trailers ruidosos, cables en el suelo. Por otra parte, benefician a los vecinos a los que le utilizan el frente de su propiedad, generalmente con una suma de dinero y la pintura de toda la fachada“, comentó.

La expansión de los sets de filmación por diversos barrios no es más que un reflejo de un rubro con altas tasas de actividad. Desde el Ministerio de Desarrollo Económico porteño definieron el sector como “muy influyente en la economía de la Capital por su capacidad de generar empleo calificado y por la inversión indirecta que provoca”.

Según datos oficiales, son 490 las empresas que componen el mercado audiovisual porteño, en el que sobresalen las productoras de contenido para TV, cine, animación, efectos visuales, publicidad y videojuegos. Y más de 8000 estudiantes se preparan por año para entrar a este sector.

Esta ciudad cuenta con una importante cantidad de creativos y de emprendedores que se vuelcan a la industria audiovisual con una oferta original. Por eso, desde el Estado creamos el distrito audiovisual para promover un cluster que fortalezca todavía más al sector y lo dé a conocer al mundo. El 25% de las empresas del rubro ya está en el distrito“, explicó Enrique Avogadro, subsecretario de Economía creativa porteño.

 

 

Fuente: La Nación

Comentarios

Ingresa tu comentario