Buenos Aires, 24/09/2017, edición Nº 1775

Big Bang Data, una muestra de arte sobre la cultura digital

La misma consta de 16 obras que representan las bases de datos, las huellas digitales de los usuarios de Internet y la falsedad de la metáfora de la "nube".

(CABA) El fenómeno del siglo XXI es, sin dudas, la datificación del mundo. Es que todos generamos datos, desde nuestros celulares, correos electrónicos, redes sociales, enviamos y recibimos fotos y videos digitales, recibimos registros de transacciones de compra y de las señales del GPS, nos suscribimos a una publicación o colocamos “acepto” en el formulario de adhesión a una promoción. ¿Pero cómo representar todo esto de manera poética y tangible? ¿Cómo sacarlo del plano de lo abstracto y materializarlo?

Una representación palpable de esos datos obtenidos de Internet es el punto de partida de Big Bang Data, una muestra de arte desarrollada por artistas especializados en cultura digital. En definitiva, una puesta en escena para explicar el paso de lo abstracto a lo tangible que se ha dado en los últimos años, coproducida por la Fundación Telefónica y el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona) que tiene como curadores a la arquitecta y diseñadora Olga Subirós y al periodista y teórico José Luis de Vicente.

Big data es, en el sector de tecnologías de la información y la comunicación, una referencia a los sistemas que manipulan grandes conjuntos de datos. Las dificultades más habituales en estos casos se centran en la captura, el almacenado, búsqueda, análisis y visualización de ese material compartido por los propios usuarios.

La forma más fácil de entender el fenómeno es la obra del artista Eric Kessels, que además de ser una de las que mejor ejemplifica el fenómeno, es de las que más público atrae: se trata de dos apabullantes montañas de coloridas imágenes que atiborran una de las salas del espacio, algo así como sumergirse –literalmente– en un mar de fotografías. Bajo el título 24 hrs in photos, la instalación incluye fotografías impresas correspondientes a las imágenes subidas en formato digital a los perfiles de Flickr de usuarios en todo el mundo, en un período de 24 horas, en el año 2011. Sí, sólo un día de material, acumula más de un millón de fotos que apenas dejan un angosto pasillo para caminar.

“Esta muestra es un proyecto que a esta altura lleva durando bastante, más de tres años, que se inauguró en Barcelona. En aquel momento se nos pidió hacer algo que tuviera que ver con cómo el impacto de la tecnología implicaba en lo social. El tema de los datos era un tema idóneo para plantear. Acá no podíamos contar una historia lejana, pero teníamos la difícil tarea de escribir una historia desde las trincheras de una guerra”, comenta el español José Luis de Vicente, curador de la muestra.

Este proyecto, que se adentra en el fenómeno de la explosión de datos en el que la humanidad está navegando actualmente, podrá ser visitado en la Ciudad de Buenos Aires hasta el 28 de noviembre, de lunes a sábados, de 14 a 20:30 con entrada libre y gratuita, en el Espacio Fundación Telefónica, ubicado en la calle Arenales 1540.

Dentro de estas 16 obras expuestas se destacan Mapa de Cables Submarinos, que recibe a los visitantes con un imponente mapa del mundo, en el piso, sobre el que se puede caminar –del colectivo Telegeography–, que exhibe el trazado sobre los océanos de los cables de fibra óptica que atraviesan el fondo del suelo marino y que constituyen la columna vertebral de Internet: en cada parada, el espectador podrá llevarse “postales” muy particulares de esa travesía, que además desmitifica eso de la información almacenada “en la nube”.

En las postales queríamos mostrar lo tangible y lo más concreto, que muestra el interior de uno de los data center más imponentes del mundo. Son menos mostrados pero no es una nube, sino un gran consumo eléctrico y casi robótico más que humano. Son inmensas salas llenas de procesadores de almacenamiento donde están nuestros mails, nuestras fotos. Una gran infraestructura industrial que cubre el territorio del planeta. El data center de Facebook, por ejemplo, está en Suecia, con 2 mil millones de perfiles, al lado del círculo polar ártico, no la tiene ningún gobierno a esa estructura”, explica Subirós.

Es que la explosión de datos creció de manera exponencial; y su análisis e interpretación permiten establecer correlaciones y detectar tendencias y patrones desconocidos que pueden ser útiles a diferentes disciplinas. “Esta muestra es sobre un tema que todo el mundo conoce pero no ve de manera palpable. Es sobre el impacto social, cultural, político y económico que tiene en la vida cotidiana nuestra capacidad de generar datos, algo que ha aumentado de manera exponencial en los últimos años”, remarca la curadora.

Big Bang Data2

En definitiva, el ritmo acelerado y trepidante que rige la vida en las grandes ciudades, sumado a la conexión permanente de los seres humanos a través de aparatos tecnológicos, hace que sean pocos los momentos para reflexionar sobre la explosión de datos en el que estamos inmersos. ¿Cuántos datos, archivos, imágenes, palabras, enviamos cada día? ¿Cuántas recibimos?

“La finalidad es hacer entender al visitante que la vida no es exactamente lo que leemos y que este es el momento para generar conversaciones y reflexiones sobre nuestra información personal. Entender que cuando te das de alta un servicio, estás regalando tus datos y que cuando dices ‘I agree’ para algún servicio, esos datos son vendidos a terceros, pero tú has consentido eso“, concluye Subirós.

Jaime Serra y su cartografía del recuerdo
Además de las obras que ya se expusieron cuando la muestra se presentó en España, para su arribo a la Argentina los curadores solicitaron algunas obras inéditas con algo de arraigo nacional para mejor ejemplificar el fenómeno de la datización del mundo. La obra Lo vivido y lo sucedido. Una cartografía del recuerdo, del español Jaime Serra, es la contraposición perfecta al fenómeno del Big Data: “Lo que propongo es algo así como un subconcepto surgido a partir de Big Data, al que denomino Small Data, porque no es otra cosa que la contracara de la estadística global: un diario gráfico de momentos de mi vida en Buenos Aires que por entonces me parecían significativos”, puntualiza el diseñador, especialista en infografía, que vivió aquí 15 años. “Entre 1998 y 2001 elaboré un registro de momentos. No sabía bien para qué, pero cuando me pidieron una obra para exhibir aquí recordé ese material. Es una cartografía realizada a partir de una interrelación de sucesos catalogados como gratos e ingratos, donde marco con diferentes colores experiencias positivas y negativas. ¡Incluso las experiencias sexuales acompañadas de mi valoración sobre el momento!”, explica.

Para familias
Hay un taller gratuito en donde se realizará un recorrido por distintos dispositivos que recogen información para saber elegir qué información deseamos compartir y qué queremos resguardar.
Está recomendada a partir de los 9 años hasta los 18 años. Días y horarios: sábados a las 15:15 horas y 17:15 horas. Más info en www.fundaciontelefonica.com.ar.

Los curadores
“No es una muestra apocalíptica ni una celebración utópica, es una serie de viñetas que muestra realidades no representadas”. Subirós

World Processor de Ingo Günther (1989-2012 ). Una instalación que consiste en una serie de globos terráqueos que reflejan gráficamente más de 300 temas, con información válida en el momento de su creación. La serie comprende más de 1000 piezas, en las que el globo terráqueo aparece como medio para el arte y el periodismo.

Internet Machine de Timo Arnall (2014). Esta instalación audiovisual de 6 minutos, creada especialmente para esta exposición, introduce los aspectos espaciales, arquitectónicos y materiales de los centros de datos, infraestructuras que almacenan millones de datos, así como de interacciones, aplicaciones y servicios.

Winning Formula de Fabien Girardin (2011). El mundo del deporte profesional ha incorporado desde hace años el análisis de datos mediante herramientas de visualización. La obra habla de la cultura del análisis del rendimiento (performance analytics) en el fútbol desde el presente y especula con su evolución en un posible futuro cercano.

Submarine Cable Map de Telegeography de Markus Krisetya, Larry Lairson, Alan Mauldin (2014).Este mapa muestra el trazado del sistema de fibra óptica submarino que nos une a todos en una gran red. Las líneas se reparten en tres colores: rojo, amarillo y negro.

Big Bang Data3

Fuente: Tiempo Argentino

Comentarios

Ingresa tu comentario