Buenos Aires, 24/03/2017

Berazategui: los manejos poco claros de Juan Patricio Mussi

El último dictamen del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires muestra un desaguisado en los números, con fuerte descontrol en la documentación oficial.

(PBA) A pesar de que busca mostrar una imagen de buen administrador para sostener sus ilusiones de ser quien encabece la lista del PJ en la Provincia de Buenos Aires en las elecciones del año que viene, parece que el intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi, dista mucho de tener los balances en orden en su municipio.

El último dictamen del Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires (HTC), correspondiente al ejercicio 2014, muestra en suelo berazateguense un fuerte desaguisado en los números, con fuerte descontrol en la documentación oficial, cheques voladores, planes oficiales inconclusos y comprobantes inexistentes, entre otras irregularidades encontradas.

Vale recordar que hace dos años el “Baroncito del Conurbano”, como suelen decirle al interior del PJ por su corta edad y por ser el hijo de Juan José Mussi, estaba en plena campaña, apadrinado por el entonces ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, para presentarse como candidato a gobernador de la Provincia por el Frente para la Victoria.

Irregularidades al extremo
Los manejos poco claros del municipio llevaron a que Mussi, según las anomalías encontradas por el organismo provincial, haya sido multado por 5.853.911,20 pesos, de los cuales deberá responder en solidaridad con el contador municipal Marcelo Fabián López y otros miembros de su Gabinete.

“Fue poseedor de gran cantidad de obra pública durante la era K gracias a ser el protegido político de De Vido”, afirman desde diariohoy. Sin embargo, desde el HTC advirtieron que en el 2014 no entregó ninguna documentación que explicara en qué se gastaron más de 131 millones de pesos. Este dinero había sido destinado desde el área de Planificación, con el objetivo de comprar insumos para trabajos de capacitación a cooperativas que participaban de varios acuerdos firmados con la nación.

Viéndose ya como candidato K, Mussi incrementó sobremanera el presupuesto de publicidad y propaganda del municipio, aunque eso lo llevó a no cumplimentar las normas vigentes y a originar gastos cuya realización no pudo certificarse. En este rubro, el alcalde del FPV no pudo comprobar que se hubieran erogado $ 3.870.158.

Entre los hechos irregulares hallados por los auditores oficiales, se encontró faltante de expedientes en concursos de precios y en licitaciones públicas por $ 101.498.666,88. Se detectaron también serias anomalías en compras realizadas a diferentes establecimientos en el marco del Plan Argentina Trabaja Etapa V por más de $ 2.926.344, no cumpliéndose con los requisitos mínimos para llevar adelante este tipo de maniobras.

Convenios sombríos
Uno de los cargos más duros contra la administración mussista por parte del órgano de contralor es el que pesa sobre la contratación en forma directa de diversas empresas sin que las mismas contaran con la habilitación municipal pertinente. En este caso se gastaron 35.442.842 pesos, y desde el municipio se negaron en todo momento a dar información referida a este tema.

Las firmas beneficiadas con estos millonarios fondos comunales fueron: Establecimientos Sourigues SA, Grupo San Blas SRL, Athenic S., Aguas Sanitarias del Sur SA, Alberto Nicolás Minervino, Nicolás Carlos Fernando Ale, Andes SH, Dangy SA, y Hormigonera Berazategui SA.

Estos números y acciones dejan en claro las crecientes anomalías encontradas por los inspectores oficiales del Tribunal de Cuentas en tierra berazateguense.

Proselitismo con dinero oficial
Según se desprende del informe del Tribunal de Cuentas, Juan Patricio Mussi utilizó dinero público para la realización de la campaña que pudiera posicionarlo al interior del Frente para la Victoria para pelear en su momento por la candidatura a gobernador de la Provincia de Buenos Aires.

Los inspectores del HTC remarcan en su informe que desde la Municipalidad se pagó más de un millón de pesos a un grupo de medios nacionales para realizarle entrevistas al intendente con el solo objetivo de resaltar su figura pública ante la población.

Además, se contrataron más de 1.000 banderas argentinas con la leyenda “Mussi-Berazategui”, que se podían ver en los diferentes actos que realizaba la entonces presidenta Cristina Kirchner o el exgobernador Daniel Scioli.

Esto llevo a que el alcalde incumpliera los artículos 241/244 de la Ley Orgánica de las Municipalidades, el artículo 126 del Reglamento de Contabilidad y Disposiciones de Administración de la Provincia, los artículos 61 y 62 del Decreto 2980/2000, y el artículo 16 de la Ley Orgánica del Tribunal de Cuentas bonaerense.
Más rarezas al descalabro

Entre otras anomalías indicadas por el HTC, se detectó la falta de órdenes de pago a proveedores por $ 5.067.155,56, así como también la compra de insumos, entre ellos pintura, resmas, rollos de vinilo, entre otros elementos, por más de un millón de pesos, sin que se destacara el destino ni el uso dado a los mismos.
Además, se contrataron 6 camionetas y 15 camiones volcadores por $671.480, con números de patentes y modelos determinados, pero cuando fueron a los depósitos municipales, los auditores del HTC se encontraron con que los rodados con esos números no existían, y sí existían otros de menor calidad y por los cuáles se pasó un gasto por alquiler a distintos concesionarios.

A esto se le suma una deuda con la Ceamse al mes de diciembre de 2014 de $ 9.402.084,53, poniendo en riesgo la recolección de la basura en el distrito.

Un hecho significativo fue que no se cumplió en ningún momento del 2014 con la publicación de las reseñas semestrales y de la Memoria General Anual, que le permite a los berazateguenses saber qué es lo que se hizo con su dinero.

Además, la auditoría arrojó que, a diferencia de lo que ocurre en otros municipios, en Berazategui no se detalla ninguna clase de gastos en bienes de consumo en dos de las áreas que representan casi la totalidad del presupuesto local, como lo son la Secretarías de Obras Públicas y la Secretaría de Servicios Públicos, registrándose así una grave anomalía sin ninguna respuesta oficial.

Otro caso que detectó el órgano de contralor fue el pago de más de 10 millones de pesos a la empresa FiscalGis Sapem en 2014 para la consolidación del sistema de información territorial del municipio (SITM), librándose órdenes de pago que no pudieron ser encontradas por el HTC.

Desequilibrio adrede
De acuerdo a lo que pudieron constatar los inspectores del Tribunal de Cuentas de la Provincia, al cierre del ejercicio 2014 se produjeron excesos presupuestarios por más de 25 millones de pesos, incurriendo en el desequilibrio fiscal, a pesar de tener medios de financiación suficientes para hacer frente a esas extralimitaciones.

Para el HTC, resulta “inentendible” que teniendo los medios necesarios para no caer en el desequilibrio fiscal, la comuna haya llevado sus cuentas a ese nivel, lo que lo llevó a romper con diferentes normas establecidas y a poner buena parte de los recursos que posee en peligro por una decisión política cuestionable desde el punto de vista económico.

Fuente: diariohoy.net

Juan Patricio Mussi

Comentarios

Ingresa tu comentario