Buenos Aires, 14/12/2017, edición Nº 1856

Belgrano: más de 15.000 personas bañaron a Buda en el Barrio Chino

El Vesak o Baño del Buda es la fiesta más sagrada para los budistas. Se conmemora el nacimiento de Buda Sakiamuni. (CABA) Con buenos deseos. Con ofrendas y ceremonias de todo tipo. Y, esta vez, también con un buen augurio para la Argentina. Ayer, el Barrio Chino de Belgrano fue el lugar elegido para celebrar la ceremonia de Vesak o Baño del Buda, la fiesta más sagrada para los millones...

El Vesak o Baño del Buda es la fiesta más sagrada para los budistas. Se conmemora el nacimiento de Buda Sakiamuni.

bañodebuda1

(CABA) Con buenos deseos. Con ofrendas y ceremonias de todo tipo. Y, esta vez, también con un buen augurio para la Argentina. Ayer, el Barrio Chino de Belgrano fue el lugar elegido para celebrar la ceremonia de Vesak o Baño del Buda, la fiesta más sagrada para los millones de budistas de todo el mundo. El evento duró todo el día y desplegó todas las tradiciones de la cultura oriental. Fue el cuarto año consecutivo que la Ciudad replicó esta celebración y una multitud la disfrutó: más de 15.000 personas pasaron por ahí desde el mediodía.

Como en otras grandes ciudades, en Buenos Aires la ceremonia (también conocida como Vesak) conmemoró el nacimiento del Buda Sakiamuni (Sidarta Gautama), hace 2.558 años, y tuvo, en este caso, una jornada de taller cultural y espiritual al aire libre que fue pensada y organizada por el Monasterio Budista Fo Guang Shan en Argentina y que incluyó el tradicional ritual del baño, una ceremonia que emplea el agua para purificar el cuerpo y la mente. Además, y como coincidió con la fecha patria argentina, tuvo también hubo una invocación “a favor del futuro del país”.

La jornada comenzó temprano y fue acompañada por un buen sol de otoño. A las 11 empezaron las danzas del Dragón y del León, que fueron deslizándose entre las personas desde el Arco del Barrio Chino hasta el escenario, y durante toda la tarde hubo exhibición de artes marciales, danzas y cantos típicos sobre toda la calle Arribeños, desde Juramento hasta Olazábal. Pasado el mediodía llegó el puente cultural con Buenos Aires a través de un espectáculo de tango y música budista en bandoneón, un gesto que sintetizó la integración de las culturas y que fue celebrado por los que participaban de la fiesta. También se sumaron carpas y stands culturales con talleres de arte, que fueron los más buscados, y varios locales armaron mesas para ofrecer platos típicos, tés y hasta comida vegetariana. Otro de los puntos más visitados fue el de la muestra de caligrafía del Gran Maestro Hsin Yu en la galería del Buddha Bar.

Esta es la celebración más importante para los budistas, es una manera de recordar que debemos mantener una mente pura y que nos valemos del agua para reflexionar”, detalló Antonio Chang, presidente del Barrio Chino de Belgrano. El cierre, que fue guiado por el presentador Carlos Lin, fue con la ceremonia del baño y las ofrendas de flores, lámparas, tés, frutas y vestimentas, entre otros tesoros que simbolizan la prosperidad y el anhelo de armonía y paz para las personas.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario