Barrabravas sitiaron la Facultad de Sociales durante el escrutinio

Barrabravas sitiaron la Facultad de Sociales durante el escrutinio

(CABA) El sábado pasado al finalizar la elección para renovar la conducción y secretarías para el Centro de Estudiantes (CECSo), la facultad fue evacuada por la conducción, dejando sólo adentro a los militantes de la UES/PJ y barrabravas.

Hasta finalizar el escrutinio los barras sitiaron la facultad. En las aulas de Planta Baja en el sector de Humberto Primo, en el hall de entrada de Santiago del Estero y en el resto de las aulas donde se desarrollaría el conteo de votos. El “control territorial” con patotas que ejercieron los militantes de la UES es tal que el decano de la Facultad, Glenn Postolski, tampoco pudo ingresar por la entrada principal, negándole el paso 4 barras que custodiaban la puerta de Santiago del Estero. Pero la gestión de la Facultad de Sociales hizo borrón y cuenta nueva y mandó un correo institucional felicitando por “el normal funcionamiento de las elecciones”, evidentemente de lo que se trata es que el PJ haga el trabajo sucio para “normalizar” la facultad.

No se trata de hechos aislados, sino que son la expresión más acabada del avance de los métodos del PJ -y la agrupación UES que los representa- para intentar barrer con la tradición de un centro de estudiantes que supo organizarse de manera democrática e independiente, enfrentando estos métodos propios de la burocracia sindical.

Mientras se desarrollaba el escrutinio autoridades de la Facultad de Sociales que estaban presentes, alineadas a la UES, como Hernán Sandro, actual director de la carrera de Relaciones del Trabajo, fueron cómplices de la presencia de barras en las aulas de la facultad.

Azules y morados: una misma mafia

Tal es la ligazón de la UES/PJ con el Rectorado que la lista estudiantil por la mayoría en el Consejo Superior de la UBA está conformada por la Franja Morada de Emiliano Yacobitti y la UES. La lista “Frente todos por la UBA” tiene como titular a la militante de la UES Florencia Aguilera, que asumirá el año próximo y de suplente a Ezequiel Marín, reconocido militante de Franja en Sociales. La construcción del PJ en la UBA es pura alianza con los radicales y toda la mafia ligada a los servicios de inteligencia.

Ya el año pasado durante la semana de elecciones patotas del Rectorado y del PJ habían intimidado a los estudiantes con barras en los baños, en los distintos pisos, que fueron echados por la izquierda y los estudiantes. Así como también en la calle Santiago del Estero, en la entrada de la Facultad de Sociales, estaban con autos que pertenecen al Rectorado según las licitaciones.

La connivencia de las autoridades superiores de la Universidad con la UES/PJ para controlar las elecciones es un avance en la autonomía de la organización estudiantil, que pretende quebrar todo tipo de tradición de lucha y de independencia del movimiento estudiantil del Centro de Estudiantes de Sociales. Este año en las elecciones truncas de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) a pedido de la Franja Morada y del consejo superior de la UBA la Inspección General de Justicia había concurrido a la hora de la acreditación de delegados que se realizó para la votación de las autoridades de la Federación con intenciones de intervenir la elección.

Los delegados para la FUBA que obtuvo la UES de la elección del Centro de Estudiantes, los utilizará el año próximo para votar a la Franja Morada como presidencia de la Federación.

Tarea Fina

El contenido político de la campaña y la conducción de la UES y Proyecto Sociales (Cámpora) no está escindido de los métodos con que pretenden contener y regimentar al movimiento estudiantil.

Durante un año avanzaron en limar los espacios de base, en imponer métodos antidemocráticos en las asambleas estudiantiles, para impedir que se desarrollen las posiciones de los estudiantes, así como también de las minorías políticas, como en las comisiones directivas, donde las posiciones que salen por minoría ya no las hacen públicas. En un año avanzaron en un modelo clientelar de becas y de Centro de Estudiantes. De bajo de la fachada de “estudiantes solidarios” de los militantes de la UES, que inauguran gabinete de computación, fotocopiadoras nuevas y pintan paredes, está el aparato del PJ con sus métodos patoteriles.

Como ya planteamos ante la imposición de un estatuto a medida de la UES/PJ, para enfrentar a Macri y sus ataques, necesitamos que el Centro de estudiantes, sea una herramienta política de los estudiantes, independiente de las autoridades y los partidos tradicionales, donde la democracia estudiantil sea el método por excelencia de resolución.

Hicieron votar al asesino de Mariano Ferreyra

Cristian Favale, asesino de Mariano Ferreyra, votó en las urnas provenientes del Centro Universitario de Ezeiza (CUE) para la elección del Centro de Estudiantes fue rechazada por los partidos del Frente de Izquierda. El asesinato de Mariano Ferreyra, se dio en el marco de la lucha de los trabajadores tercerizados del FFCC que luchaban contra las patronales, la burocracia y el Estado. Y Mariano fue un estudiante que apoyaba ese reclamo, y el PTS/FIT sostiene que los Centros de Estudiantes deben jugar también ese rol y levantar esas banderas.

Frente a las irregularidades que se dieron en las urnas del Centro Universitario de Devoto y del CUE, donde más de un 30% de los votantes no estaban en el padrón de alumnos regulares, ni tampoco en las actas complementarias donde los directores de las carreras confirmaban que eran alumnos de la UBA, estando todos los sobres sin nombres y sin poder diferenciar cuáles eran los votantes reales y la escandalosa votación del asesino de Mariano Ferreyra con la complicidad de la Agrupación Lucía Cullen (Dirección de Carrera de Trabajo Social), el Frente de Izquierda propuso impugnar estas dos urnas. Los referentes de La Mella y el Viejo Topo sin embargo, a pesar de saber que estaba el voto de Favale allí y a sabiendas que habían decenas de votos truchos, defendieron que esas urnas se abran igual, pero perdieron la votación en la Comisión Directiva del sábado por la noche que decidió impugnarlas. Los militantes del kirchnerismo, la UES, Prisma y la 29 de mayo se abstuvieron en la votación, ante tremenda provocación.

¿Que podría ser peor? Eso no nos arregla

Durante una intensa semana, la Juventud del PTS/FIT, como parte de la Lista 17, se rehusó a abandonar el debate sobre el rol del Centro de Estudiantes, que cruzó de manera profunda toda la elección, una disputa de lógicas, modelos y sobre todo, intereses contrapuestos de lo que tiene que ser un centro de estudiantes.
Frente a esta situación, organizaciones como La Mella, alimentan en toda la UBA el avance de este modelo atado a los intereses del PJ, dando un salto en su adaptación a un cambio que no parecen querer enfrentar, yendo en común con estos espacios políticos en distintas facultades de la UBA (como Farmacia y Derecho). Asi se explica su campaña basada en atacar al Frente de Izquierda, embelleciendo con la excusa ‘comodín’ del avance del gobierno macrista, su alianza y unidad con quienes en Sociales se proponen eliminar una historia de organización democrática e independiente de los aparatos de los partidos tradicionales.

Dos modelos antagónicos

El peronismo en el único centro de estudiantes que tienen en la UBA, pretende imponer el modelo de la dirigencia sindical, regimentando la organización de los estudiantes, haciéndola un apéndice de las autoridades de la facultad y del rectorado, quebrando la ligazón de los estudiantes con los trabajadores, borrando toda tradición democrática donde las decisiones y las posiciones antes los grandes hechos de la realidad se toman en asambleas, imponiendo posiciones de la mayoría al conjunto de la facultad, y pasivizando a los estudiantes frente a eventuales ataques del Rectorado y del Gobierno de CAMBIEMOS.

La Juventud del PTS/FIT, actual conducción del Centro de estudiantes de Filosofía y Letras, y principal oposición a la conducción de la UES/PJ y la Cámpora en Sociales, sigue defendiendo un modelo de Centro de Estudiantes, democrático, independiente de las autoridades, de los gobiernos y de los partidos patronales, y como herramienta política de los estudiantes para defender la educación pública y pararle la mano al macrismo junto a los trabajadores y los sectores populares.

FUENTE: LA IZQUIERDA DIARIO

S.C.