Buenos Aires, 20/08/2017, edición Nº 2079

Bancos Privados pierden el negocio de las cuentas sueldo a manos del Nación

El Nación absorberá más de 350.000 cuentas sueldo. De este modo, los privados pierden un fondeo gratuito para realizar sus propios préstamos de consumo. Deberán competir entre ellos para captar a los empleados del sector privado. (Ciudad de Buenos Aires) El Banco Nación (BNA) absorberá más de 350.000 nuevos clientes una vez que se cumpla en su totalidad la disposición de que el pago de haberes de todo el personal...

El Nación absorberá más de 350.000 cuentas sueldo. De este modo, los privados pierden un fondeo gratuito para realizar sus propios préstamos de consumo. Deberán competir entre ellos para captar a los empleados del sector privado.

20120821-102024.jpg

(Ciudad de Buenos Aires) El Banco Nación (BNA) absorberá más de 350.000 nuevos clientes una vez que se cumpla en su totalidad la disposición de que el pago de haberes de todo el personal de la Administración Pública Nacional (APN) se realice a través de la entidad pública nacional. Un fondeo gratuito para préstamos personales y tarjetas de crédito, de alta rentabilidad, que los bancos privados deberán ceder.

Según datos del BNA, la entidad incorporará unas 350.000 cuentas sueldo una vez que se vayan finalizando los contratos que los distintos organismos tienen firmados con los bancos privados, para llegar a las 600.000 cuentas de empleados públicos. Aumentará un 50% más su nómina, ya que a marzo pasado contaba con 643.194 cuentas, tanto para públicos como para privados.

Si lo que tenemos que hacer, y con gusto, es atender todo lo que atañe a lo social -pago de jubilaciones, planes sociales, etc.-, ¿por qué no pagar los sueldos de los empleados públicos??, afirmó Juan Carlos Fábrega, el presidente del banco, en una reunión con periodistas.

La obligación surge del decreto 1187/12 de la Jefatura de Gabinete, que es parte de la batería de normas que determina que los organismos de la administración pública nacional deben comprar pasajes de avión para sus funcionarios y empleados en Aerolíneas Argentinas y Austral, proveerse de combustible y lubricantes en la petrolera YPF y adquirir automóviles con Nación Leasing.

La banca privada consideró bajo el número brindado por el BNA. Pero ajustándose a la letra del decreto, estimó que podrían ser entre 400.000 y 420.000 los empleados que pasarían a cobrar sus haberes en la banca pública. Si éste es el caso, supone 6% del total de estas cuentas que sumaba el sector privado en marzo (6.024.461). Cabe destacar que las cuentas salario representan más del 39% de las cajas de ahorros.

Se trata de los empleados de la Administración Central, los Organismos Descentralizados y las Instituciones de Seguridad Social, una nómina con haberes promedio de $ 6.300 mensuales, según cálculos aproximados usando el presupuesto de 2012

Es decir que el BNA podrá gestionar una masa de dinero de más de $ 28.000 millones por año, según lo presupuestado para este año, una fuente importante de financiamiento y reducción en el costo del fondeo así como una herramienta para atraer potenciales clientes de otros productos y servicios.

Si el BNA hoy es un banco regulador y testigo en tasas de interés, esta medida va a ayudar?, agregó Fábrega. Hoy el BNA tiene una posición de liderazgo, con el 26% del sistema financiero en activos y 30% en depósitos, y la incorporación de esta nueva masa salarial podría aventajarlo aún más.
Los contratos entre las distintas entidades de la APN y el BNA se realizarán por contratación directa, como está previsto entre organismos con participación del Estado.

Hasta el decreto que se publicó el 19 de julio pasado, los bancos privados participaban de licitaciones que abrían los distintos entes para contratar el servicio, y la elección recaía en quien ofrecía la mejor oferta en cuanto a comisión, beneficios para los empleados, red de sucursales y un canon per cápita para el organismo empleador. Los contratos que están vigentes se respetarán hasta su finalización. Así es que pueden pasar varios años hasta que el BNA reciba las nóminas estatales.

Se estima que el BNA arrastrará a la mayoría de los empleados. Hoy por hoy, una persona tiene derecho a elegir en qué banco quiere cobrar sus haberes, pero puede resultar conflictivo para un empleado público quedarse en la entidad privada. Los privados todavía pueden ofrecerles beneficios adicionales pero tienen un límite para ser muy agresivos comercialmente para competir con una norma del Gobierno.

En banca transaccional, los bancos privados son fuertes ofreciendo beneficios, descuentos, alianzas comerciales y bonificaciones. Mientras, el BNA ofrece préstamos personales y prendarios a la tasa más baja. Se estima que el BNA deberá agilizar su estructura para atender a los clientes acostumbrados hace años a utilizar estos servicios de las entidades privadas.(Cronista)

Comentarios

Ingresa tu comentario