Bajos resultados de los estudiantes porteños en un ránking mundial

Bajos resultados de los estudiantes porteños en un ránking mundial

(CABA) El boletín de matemática y ciencia de cuarto grado de la primaria y de primer año del secundario en la ciudad de Buenos Aires llega con noticias preocupantes. Con 432 puntos, la ciudad quedó en el puesto 46 entre 55 países, provincias y ciudades que fueron evaluados en matemática en cuarto grado durante 2015. Chile y la ciudad de Buenos Aires son las únicas plazas de América latina que participaron de la prueba. En el primer año del secundario, también en matemática, el puntaje obtenido (396) situó a la ciudad en el puesto 39 entre 46 participantes.

El ranking surge de los resultados del Estudio de Tendencias Internacionales en Matemática y Ciencia de la Asociación Internacional (Timss) para la Evaluación del Desempeño Educativo (IEA, por sus siglas en inglés), que evalúa a alumnos de escuelas públicas y privadas.

Chile, el único país de América latina que participa de Timss, mostró mejor rendimiento que la ciudad. Obtuvo 459 puntos en matemática de cuarto grado y 427 en primer año de la secundaria. Ambos quedaron lejos de Singapur, que ocupa el primer puesto del ranking en todas las áreas. En matemática, sus alumnos de cuarto grado alcanzaron 618 puntos, y en primer año, 621.

En ciencia, que abarca ciencia de la vida, física y de la tierra para cuarto grado y biología y química para primer año, el panorama es más crítico. La ciudad obtuvo 418 puntos y se ubicó 49° entre 54 países en primaria y 44° de 46 países en secundaria, con 386 puntos. Por debajo sólo quedaron Egipto, con 371 puntos, y Sudáfrica, con 358.

De todas maneras, los dos participantes latinoamericanos quedaron muy lejos del puntaje promedio de referencia, de 500 puntos.

Con dos décadas de implementación, desde 1995, las pruebas Timss son la evaluación en ciencia y matemática de más años y mayor alcance en todo el mundo, y se toman cada cuatro años. La Argentina participó en 2003, pero no se elaboraron resultados.

La ciudad participó de manera independiente para las Timss 2015, que se tomaron en octubre de 2014. Fueron evaluados 6460 alumnos de cuarto grado de 137 escuelas públicas y privadas y 3533 alumnos de primer año de 128 escuelas, también de ambos tipos de gestión.

Para la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, más allá de los resultados “malos”, reconoce, ése es un primer logro: “Timss es parte de una política exitosa que implica instalar la importancia de evaluar qué estamos haciendo y si lo estamos haciendo bien o mal”.

En el mundo fueron evaluados 600.000 estudiantes de países tan diversos como Singapur, Irán y Francia, y algunos estados como Florida, en Estados Unidos.

A diferencia de las pruebas PISA, más cuestionadas desde el ámbito de los especialistas en educación, las Timss cuentan con mayor respaldo en la medida en que los contenidos evaluados están alineados con los contenidos curriculares de cada sistema educativo y no con competencias y habilidades más condicionadas por el mundo productivo, como son las PISA.

Desigualdades
Las pruebas Timss también aportan información de contexto basada en variables diversas que pueden condicionar el desempeño educativo, como el nivel socioeconómico de las familias, los recursos de estudio en el hogar, el clima escolar -con preguntas sobre disciplina, ausencias y bullying- y compromiso de los padres, entre otros aspectos.

La correlación entre el nivel socioeconómico del alumnado y los resultados alcanzados, por ejemplo, se comprueba en el caso de la ciudad, una evidencia de deficiencia en la equidad educativa.

En cuarto grado de primaria, en matemática, por ejemplo, en las escuelas de mayor nivel socioeconómico, el puntaje promedio obtenido fue de 444 puntos. En las escuelas con brecha social neutra, el puntaje promedio fue de 405. Y en las escuelas con más desventaja en términos de nivel socioeconómico, el puntaje fue de 384.

Respecto de la alfabetización numérica temprana, en la ciudad, las escuelas con un 75% de alumnos con alfabetización temprana obtuvieron un promedio de 533 puntos, contra los 519 puntos de escuelas donde el porcentaje es menor que 75 y mayor que 25 y contra los 375 puntos de las escuelas con apenas un 25% o menos de alumnos con habilidades previas.

Por otro lado, el énfasis de la escuela en los logros académicos también contribuye a mejores resultados. En cuarto grado, en ciencia, sólo el 6% de los directivos reconoce un “énfasis muy alto” en el desempeño académico. En esos caso el puntaje fue de 457. El énfasis “alto”, expresado por un 47% de directivos, implicó un puntaje de 457 puntos y en los de énfasis “medio”, un 46%, el puntaje fue de 393.

Políticas, al banquillo
Un dato agrega inquietud a la radiografía que aporta Timss: la escolarización de los alumnos evaluados en la ciudad se dio enteramente durante una gestión educativa -la de Pro y, en buena parte, en la gestión del ministro de Educación, Esteban Bullrich– que contó con el largo plazo de ocho años y con continuidad, variables clave a la hora de la mejora educativa en un distrito con viento a favor, con el mayor PBI y el mayor ingreso per cápita, y con el mayor capital cultural del país. Así, los resultados de Timss llegan para sumar incertidumbre a la hora de evaluar las políticas implementadas.

Acuña no coincide con esa preocupación: “No elegimos a los docentes al empezar la gestión y no cambiamos las condiciones socioeconómicas de las familias al asumir de un día para el otro. Sí se puede ir afectando una tendencia”, dice. Para Acuña, el problema histórico, que también enfrenta su gestión, es la formación docente: “Tienen problemas para aprender matemática y para enseñarla. Es un problema de formación original y de dificultad en la enseñanza”

Para la directora ejecutiva de la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa de la ciudad, Tamara Vinacur, hay otra correlación importante: “Los contenidos de Timss están en el diseño curricular de la ciudad, pero no necesariamente para el año evaluado. Cuando la alineación curricular es mayor, el resultado es mejor”.

La comparación curricular beneficia a Chile. Lo explica Vinacur: “Chile dice abiertamente que tomaron Timss como referencia para organizar su propuesta curricular”. NR

resultados-tim

Fuente: La Nación