Buenos Aires, 27/03/2017

Avanza un proyecto para quitar el vallado que rodea a la Casa Rosada

Patricia Bullrich y el secretario De Andreis analizan alternativas viables para eliminar el vallado y dar una imagen de "mayor cercanía" con la gente

(CABA) El objetivo: dar una imagen de “mayor cercanía” con la gente, y a la vez terminar con un símbolo que remite a las protestas de aquel caluroso diciembre de 2001.

En acuerdo con el Secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich analiza opciones para quitar de la Plaza de Mayo el fuerte vallado que hoy protege a la Casa Rosada. Desde ese ministerio afirmaron que la idea es avanzar “cuanto antes” quitando las vallas ubicadas en las calles Rivadavia, Hipólito Yrigoyen y Paseo Colón (en la plaza trasera), dejando para una segunda etapa a las rejas que dividen en dos a la plaza misma.

“La decisión es abrir el espacio público, aunque las fechas todavía no están confirmadas”, afirmó Bullrich.

La opción que más consenso tiene es la de ubicar un vallado “móvil” que se activaría electrónicamente en caso de ser necesario, un sistema utilizado en distintas capitales europeas para prevenir incidentes.

Siempre tomando la temperatura del “día a día” de las manifestaciones, reglamentadas por el protocolo puesto en prática durante el reciente paro de estatales y el discurso del presidente Mauricio Macri en el Congreso, en el Gobierno ven “factible” avanzar con el “lavado de cara” de la Plaza de Mayo una vez que el presidente norteamericano Barack Obama haya culminado su visita al país, cuyo comienzo está previsto para el próximo martes 22.

Además de las cuestiones técnicas, están las operativas. Está prevista para los próximos días una reunión entre los funcionarios nacionales y el ministro de Justicia porteño, Martín Ocampo, para “delimitar los espacios de acción” de ambas jurisdicciones en torno a la sede presidencial. “Queremos tener en claro quien da las órdenes en caso de conflicto”, explicaron desde el Ministerio de Seguridad. Desde el gobierno porteño que encabeza Horacio Rodríguez Larreta se mostraron dispuestos a avanzar con la iniciativa, aunque advirtieron que “si se sacan las vallas habrá que pensar en otras medidas de seguridad para resguardar la Casa Rosada que es jurisdicción federal”.

Por otro lado, el que seguirá siendo un problema irresuelto en la plaza es el de los ex soldados que desde 2008 reclaman por su reconocimiento como ex combatientes en la guerra de Malvinas. “Es un tema que abarca varios ministerios como Defensa y Desarrollo Social y que cada día se complica más”, afirmaron desde el Gobierno.

No está prevista por el momento una reunión con los denominados “movilizados”, que suman más de 8000 y que el año pasado intentaron construir sin previo aviso un muro en el lugar en dónde acampan a modo de protesta por la falta de respuestas de las autoridades.

En el ministerio que conduce Bullrich se muestran conformes con la recepción del protocolo que intenta organizar las manifestaciones con consenso previo entre quienes protestan y las fuerzas de seguridad. Dan como ejemplo el acto del Presidente en la empresa Toyota, en Zárate, dónde hubo cortes pero parciales de las rutas de acceso a la planta.

“La idea es evitar que la ciudad no viva todos los días en medio de un conflicto”, afirmaron cerca de la ministra, que con el aval de la Casa de Gobierno buscará la apertura del vallado, mudo recuerdo de los días de violencia que envolvieron el final del gobierno de la Alianza. NT

Comentarios

Ingresa tu comentario