Autorizan el traslado de la traza de la Illia

Autorizan el traslado de la traza de la Illia

(CABA) Con 35 votos a favor se aprobó en primera lectura el proyecto del Ejecutivo porteño que busca construir una nueva Autopista Illia –más cerca de la avenida Del Libertador– y hacer, sobre el recorrido actual, un parque elevado. La iniciativa es uno de los ejes fundamentales del plan que anunció la Ciudad para integrar las Villas 31 y 31 Bis de Retiro al tejido urbano formal. Los otros ejes son: la construcción de viviendas para las familias que deberán abandonar el bajo autopista, la sede del Ministerio de Educación, el mejoramiento exterior e interior de las viviendas existentes y, entre otros, el tendido de los servicios y redes cloacales y pluviales.

“Con la nueva traza de la Autopista Illia vamos a eliminar la barrera física que existe hoy entre ambas villas y a lograr una mejor integración, con mayor seguridad para los vecinos”, dijo el jefe del bloque PRO, Francisco Quintana. “Además, este proyecto contempla la construcción de un gran pulmón verde que, sin dudas, generará condiciones de vida más favorables y saludables”, agregó. Sin embargo, el proyecto de ley hace hincapié sólo en la rezonificación del predio por el que pasará la nueva Illia; no hace referencia al parque elevado ni a ninguno de los ejes del plan de “integración social” que tiene en mente la Ciudad.

“Consideramos que semejante inversión no debe ser puesta en esta obra, sino que tendría que destinarse a la relocalización de las familias que están debajo de la autopista y las que viven junto a la traza”, opinó Hernán Rossi, jefe del bloque Suma +. Según el Código de Planeamiento Urbano debería haber 12 metros de espacio libre entre la traza de una autopista y la vivienda más cercana. “Nos queda la sensación de que detrás de la obra hay un gran negocio. Creemos que es más importante conocer cómo se va a financiar la tan anunciada urbanización de la villa”, dijo Rossi. Según la Ciudad, el proyecto integral costará 6.000 millones de pesos y será financiado con créditos que actualmente se tramitan ante el Banco Mundial y otro ante el BID para la construcción del Ministerio de Educación.

Además del bloque Suma +, votaron en contra los legisladores del Frente para la Victoria, la izquierda y Gustavo Vera. Hubo 5 abstenciones, entre ellas, la de Adrian Camps (Partido Socialista Auténtico): “Desde el punto de vista de la seguridad, esta claro que la Illia debe correrse. Es peligrosa para usuarios y vecinos y divide en dos a la villa. El tema es que hay un proceso de urbanización que los vecinos vienen trabajando desde hace años, y el Gobierno porteño desconoce”, le dijo a Clarín el legislador. “Nuestra abstención es un voto de confianza, porque la Ciudad se comprometió a participar en una mesa de diálogo con los vecinos”, aseguró Camps. NT