Aumentarán los boletos de colectivos, trenes y el agua

Habrá alzas de hasta 500% en AYSA y del 70 al 150% en los servicios de transporte

(CABA) Quienes residen en la Capital Federal y el conurbano bonaerense sufrirán desde el mes próximo un aumento de hasta 500% en algunos de los principales servicios públicos, como el agua, los trenes, los colectivos y el gas. El Gobierno acelera la definición de los últimos detalles para que al menos una parte de esos incrementos se anuncie pasado mañana.

Como contrapartida, todos los aumentos llevarán en el reverso la promesa de una tarifa social, que regirá para los sectores de menores ingresos, como ocurrió con el incremento en las tarifas eléctricas. Por eso algunos consumidores podrían ver incluso disminuido el peso de los servicios públicos en su economía doméstica, según el argumento oficial.

En el caso del agua, la administración de Mauricio Macri cumplirá con un viejo pedido de la empresa estatal AySA, que en varias oportunidades les hizo llegar a los funcionarios de Cristina Kirchner planes para aumentar el precio del servicio, casi siempre sin éxito. Los aumentos partirán desde el 300% y llegarán aproximadamente al 500%. Una factura que hoy cuesta unos $ 90 pasará a poco menos de $ 500.

Desde el viernes, los boletos de trenes y colectivos serán también más caros. Esas tarifas rigen también desde hace dos años, debido a que Cristina Kirchner no quiso dar malas noticias en las vísperas de las elecciones. Según indicaron fuentes oficiales, los colectivos metropolitanos pasarán de una tarifa mínima de 3,50 a 6 pesos, lo que implica un aumento superior al 70%.

En el Gobierno aclararon que trabajan en una tarifa social -incluso un boleto que podría estar más barato que el actual, cerca de $ 2,7- para un porcentaje de población en situación de vulnerabilidad social. No dieron detalles de cómo serán los mecanismos para acceder a ella, pero se descuenta que se abrirá un registro en el que habrá que inscribirse. Además se trabajará en “una campaña fuerte” para ampliar al 100% la cobertura de la tarjeta SUBE.

A través de estas medidas, el Gobierno busca concentrar las subas de los servicios públicos en el primer semestre del año con el objetivo de comenzar, desde mayo y de cara a la segunda parte del año, a vislumbrar una desaceleración de la inflación. El otro objetivo es reducir el déficit fiscal -y la emisión monetaria que genera- para frenar la suba de precios en la economía, que llega al 35% anual, un porcentaje muy lejano del objetivo del 25% fijado por el Ejecutivo. NT