Buenos Aires, 21/02/2017

Aumentan los restaurantes que cobran por compartir el plato

De todas maneras "si no está explicitado en la carta no se puede cobrar"

(CABA) Para cuidar la silueta o el bolsillo, hay muchas personas que deciden compartir un plato principal cuando salen a comer afuera. Parece que a algunos restaurantes no les gusta mucho esta opción y pensaron una respuesta inusual en otras grandes ciudades del mundo: cobrar un adicional sobre el precio de lista de la comida elegida. En algunas firmas se trata de un plus fijo y en otras se aplica un recargo que puede llegar hasta el 50 por ciento.

Algunos lo especifican en la carta bajo la leyenda “recargo por plato compartido”, otros aclaran puntualmente el valor (“recargo por plato compartido $40”) y en el peor de los casos no se informa en la carta y el comensal se entera de la “mala noticia” cuando llega el ticket final, lo que provoca discusiones y malos momentos.

0014172662

Osvaldo Riopedre es el abogado de la Asociación de Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Argentina (Adecua) y explicó que “no hay nada en la ley de defensa del consumidor que impida que eso se haga”, aunque aclaró que “si no está explicitado en la carta no se puede cobrar”.

“Lo que sí establece la ley es que debe ser respetada la oferta e incluye en esa categoría a la folletería, que en este caso sería la carta”, subrayó. Según explicó el letrado, “una persona antes de sentarse a comer en un restaurante establece condiciones contractuales que generalmente conoce de antemano porque están debidamente aclaradas en la carta”. “De ahí que algo que se desconoce al momento de hacer el pedido del plato no puede ser cobrado luego”, agregó.

En la Argentina hay una tradición arraigada en varios restaurantes que cobran un plus por “descorche” cuando un comensal llega al salón con un vino comprado afuera. Sin embargo, al igual que en el caso de que se comparta un plato, el recargo no puede ser puesto en la cuenta si no se informó con anterioridad.

“Uno cuando se sienta establece un contrato, que de ningún modo podrá luego ser cambiado”, insistió el especialista, y calificó como un “abuso que lamentablemente ocurre” el cobro de adicionales que no está estipulado en el menú.

Por otro el gerente de La Cabaña (Puerto Madero) explica “Uno cuando se sienta establece un contrato, que de ningún modo podrá luego ser cambiado”, insistió el especialista, y calificó como un “abuso que lamentablemente ocurre” el cobro de adicionales que no está estipulado en el menú. NT