Buenos Aires, 21/09/2017, edición Nº 1772

Atlas, el primer edificio porteño que tocó el cielo

Ex canal 7.

DCIM100GOPRO

(CABA) Es uno de los edificios más conocidos de Buenos Aires. Tanto que, durante más de cuatro décadas, tuvo el título de ser el más alto de la Ciudad. Pero lo curioso es que no tiene un autor. Algunos historiadores mencionan a unos ingenieros alemanes y a un dibujante suizo. Pero como los planos se perdieron, no hay certezas sobre quién o quiénes lo crearon. Identificado con el primer peronismo, lo cierto es que el Edificio Atlas (o Alas, como se lo rebautizó tras el golpe de 1955) sigue firme en la zona del Bajo porteño, aunque otras construcciones lo hayan relegado al puesto 20 entre las más altas de este gran conglomerado urbano.

Considerado un verdadero exponente del estilo racionalista el edificio se comenzó a construir en 1951. Hasta 1945, la manzana (está entre las avenidas Córdoba y Leandro Alem y las calles Bouchard y Viamonte) había pertenecido a la empresa The Catalinas Warehouses and Mole Company Limited. Pero ese año, aquella empresa –que tenía allí los depósitos para guardar la mercadería que se desembarcaba en el muelle cercano que oficiaba como puerto– se lo vendió a una sociedad de Nicolás A. Dodero. Ya en 1949, Dodero vendió la fracción sur de la manzana a la Agrupación de Trabajadores Latinoamericanos Sindicalizados, conocida como ATLAS. Allí se construiría la sede de su central. El terreno se pagó 4.790.000 pesos.

Aquella entidad era presidida por Carlos Vicente Aloé, un militar que también fue gobernador bonaerense y estuvo muy vinculado a Juan Domingo Perón. Primero, en la parte posterior del terreno se construyó el edificio para la Editorial ALEA (Bouchard 710). Allí, desde 1951, funcionaron las redacciones de distintos diarios vinculados con el gobierno de entonces (estaban Democracia, Noticias Gráficas y El Laborista, entre otros). También había depósitos de las campañas publicitarias del peronismo. Después comenzó la construcción del ATLAS. La primera empresa constructora fue Francisco Ferreira y Cía. Pero ya en 1952 pasó a la Compañía General de Obras Públicas (GEOPÉ), la misma que construyó la Galería Güemes (en la calle Florida) y el Edificio Comega (en Corrientes y Alem).

El derrocamiento de Perón, en 1955, dejó inconclusa la obra, que fue expropiada y entregada a la Fuerza Aérea. En 1956, le encargaron terminar la construcción a la empresa Aldo Ferreira SA. Y se estima que hacia 1957 los departamentos comenzaron a ser ocupados por familias del personal militar de la Aeronáutica. La transferencia definitiva la realizó el presidente Arturo Frondizi en 1960.

Desde 1955 el edificio cambió su nombre por el de ALAS. Es una construcción realizada en hormigón armado, tiene dos subsuelos, planta baja, entrepiso y 40 pisos. Calculan que la superficie cubierta cubre casi 36.000 metros cuadrados y su altura supera los 130 metros. La fachada de la parte baja está cubierta con granito rojo y el hall y todos los palieres lucen mármol travertino.

Quienes alguna vez frecuentaron los departamentos del piso 37 dicen que, en días de mucho viento, el edificio tiene una ligero movimiento pendular, algo previsto por los constructores. Lo cierto es que, entre 1957 y 1978 allí estuvo la sede de Canal 7. Ocupaba los subsuelos, la planta baja, el entrepiso y el primer piso.

Hoy, los subsuelos se usan como cocheras. La mitología porteña cuenta que en el subsuelo del rascacielos, Perón había hecho construir un bunker antinuclear y que allí se refugió durante los bombardeos de 1955. Esto último no ocurrió nunca. En cuanto al búnker existió pero debajo del Edificio ALEA. Tenía 110 metros cuadrados con un living, dos dormitorios, baños y contaba con generador propio y los equipos más modernos de comunicaciones. Un túnel lo conectaba con la avenida Alem y otro pasillo, con la calle Bouchard. Fue demolido hace algunos años. Pero esa es otra historia.

Fuente: Clarín

Comentarios

Ingresa tu comentario