Buenos Aires, 17/10/2017, edición Nº 1798

Asesinan a martillazos a jubilado gay en Morón

Un hombre de 57 años fue brutalmente asesinado con una herramienta en su vivienda. Los investigadores sospechan que fue un crimen pasional.

(PBA) El cadáver salvajemente masacrado a martillazos de un hombre de 57 años apareció dentro de la vivienda habitada por el individuo, en un tremendo suceso que se registró en la localidad bonaerense de Gervasio Pavón, en el partido de Morón. Algunos familiares de la víctima narraron que ésta era homosexual.

Las autoridades policiales, basándose en una serie de testimonios, lograron averiguar que el sujeto habría chateado con una persona, algunos días antes de que se descubriera este ilícito. A raíz de dicho motivo, los investigadores sospechan que lo ocurrido habría sido un crimen pasional.

Los voceros revelaron que el macabro hallazgo se produjo cuando los integrantes de la comisaría de Gervasio Pavón (4ª de Morón) recepcionaron una denuncia que hacía referencia a una persona, que yacía muerta en una finca, situada en Turín al 300, en el citado distrito.

Trascendió que momentos después los miembros de la seccional arribaron a la mencionada vivienda, oportunidad en la que encontraron el cuerpo sin vida de un hombre, de 57 años. El fallecido presentaba múltiples golpes, principalmente en la cabeza, aplicados con un pesado martillo.

El horrible castigo le provocó la fractura y el hundimiento de cráneo al morador del inmueble. Al respecto, esta herramienta, que tenía manchas de sangre, fue incautada por los servidores públicos, ya que se hallaba en un armario de la finca.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el fallecido era pensionado y su cadáver masacrado habría sido encontrado por uno de sus sobrinos, que luego avisó de la situación a los policías.

Familiares del hombre dialogaron con los pesquisas y les señalaron que el individuo era homosexual y que, días antes del tremendo asesinato, habría mantenido diálogos, vía chat, con una persona.

En tal sentido, a los investigadores policiales les llamó sumamente la atención varios detalles. Uno de ellos fue que el responsable del asesinato no ejerció ninguna violencia para entrar a la vivienda del hombre, lo cual señalaría que conocía a la víctima, o que bien el sujeto que resultó muerto le posibilitó el ingreso a su domicilio.

Teléfonos y computadoras

Además, los efectivos policiales establecieron que el brutal homicida se apoderó de un teléfono celular y de dos computadoras portátiles. Sin embargo, los pesquisas habrían descartado el robo como móvil de esa agresión, porque opinan que la sustracción de los objetos se habría realizado para impedir que los uniformados llevaran adelante un rastreo, tanto de las llamadas telefónicas como de las comunicaciones por chat que la víctima habría mantenido con el despiadado criminal.

Comentarios

Ingresa tu comentario