Buenos Aires, 19/10/2017, edición Nº 1800

Artistas de La Boca en contra del Distrito de las Artes

La iniciativa otorga descuentos impositivos a los “desarrolladores” artísticos que se radiquen en la zona. El proyecto de ley dicen que “sólo beneficiará a empresas” y que fue diseñado “a espaldas de los boquenses”. (Ciudad de Buenos Aires) La comunidad artística de La Boca, comuneros opositores y también legisladores rechazan un plan del gobierno porteño de declarar Distrito de las Artes al barrio de La Boca y a una parte...

La iniciativa otorga descuentos impositivos a los “desarrolladores” artísticos que se radiquen en la zona. El proyecto de ley dicen que “sólo beneficiará a empresas” y que fue diseñado “a espaldas de los boquenses”.

(Ciudad de Buenos Aires) La comunidad artística de La Boca, comuneros opositores y también legisladores rechazan un plan del gobierno porteño de declarar Distrito de las Artes al barrio de La Boca y a una parte de los de Barracas y San Telmo ya que, tal como dice el articulado del proyecto, que ya tiene un despacho favorable de la Comisión de Cultura de la Legislatura, beneficiaría “sólo a empresas y nada a los artistas”, según las críticas recibidas por Tiempo Argentino. “Creemos que detrás de todo esto hay un interés inmobiliario, el proyecto habla de generalidades, pero a los artistas de carne y hueso ni los mencionan”, comentó el reconocido artista plástico boquense Omar Gasparini.

“Nos enteramos de este proyecto cuando ya estaba cocinado, estuvo proyectado a espaldas de los vecinos, de los artistas y las instituciones”, agregó el autor del famoso mural Entrada a La Boca en una reunión con Tiempo, junto con un numeroso grupo de representantes del arte y la cultura, con décadas de trabajo y algunas más de vida en ese barrio. Los artistas consideran que el proyecto “excluye” al arte popular que, por cierto, se ha arreglado durante años sin ningún tipo de fomento. En cambio, la instauración del Distrito de las Artes, beneficiaría a grandes empresas y provocaría la revalorización inmobiliaria de la zona. “Esto va a generar un desarraigo, la gente va a quedar marginada y se va a tener que ir”, lamentó el fotógrafo y periodista Ángel Osciglia, organizador junto con Gustavo Núñez del Festival de Tango del barrio. En esa línea, Teresa Stambazzi, de la Red Turismo Sostenible de La Boca y Barracas, el Centro Popular Todesca y el grupo de teatro independiente Alegoría, había afirmado a este diario que el proyecto “atrae a los grandes grupos financieros que se dedican a la parte artística a que vengan al barrio con esos beneficios y se excluye al vecino artista”.

El proyecto Promoción de Actividades Artísticas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fue introducido el año pasado por la Jefatura de Gobierno y va en sintonía con el Polo Tecnológico, que ya funciona en el barrio de Parque Patricios, y el Distrito Audiovisual, que abarca parte de Colegiales, Palermo y Villa Crespo. El texto establece otorgar beneficios impositivos de hasta diez años a todos los productores que se radiquen en la zona o ya estén radicados a partir de la aprobación de la ley. Por la definición de “desarrolladores” de productos artísticos, y por las disciplinas alcanzadas en el proyecto, se cree que sólo hará que grandes empresas dedicadas al entretenimiento instalen alguna de sus sedes en La Boca, con el consiguiente impacto social y cultural. Sobre todo, teniendo en cuenta que los beneficios impositivos se extienden a toda la actividad comercial en la ciudad, más allá de  los movimientos económicos generados en el “Distrito”.

“Se utiliza una política que podría tener un sentido positivo si se privilegiara la participación de los centros culturales y artísticos, pero lo que se hace es privilegiar a las empresas”, comentó Fabio Basteiro, del Bloque Buenos Aires Para Todos y miembro de la Comisión de Cultura, cuyos integrantes oficialistas lograron emitir un despacho de mayoría para girar el proyecto a las otras dos comisiones que lo tratarán, Desarrollo Económico, y Presupuesto y Hacienda. Según contaron los artistas, las reuniones de Cultura se realizaron a espaldas de la gente, o con horarios imposibles de asistir. Dijeron también que la única vez que lograron entrar, la presidenta de la Comisión, Lía Rueda, no les permitió la palabra. (La diputada no contestó la consulta de este diario). Por lo demás, según supo Tiempo, el diseño del proyecto fue encargado por el Ministerio de Desarrollo Económico a una consultora privada.

Los comuneros de la Comuna 4, Maxi Nenna y Victoria Colombo, del Frente para la Victoria, y Miguel Vayo, de Proyecto Sur, realizaron ya dos reuniones con boquenses. “Estamos generando una instancia de conocimiento de qué se trata el proyecto de ley y generar puentes con la Legislatura para que se abran ámbitos de participación para que los vecinos se enteren. Hablamos con Alejandro Amor, presidente de la comisión de Desarrollo, para que facilite que las reuniones sean accesibles a los vecinos y no como fue en Cultura”, dijo Nenna. El comunero explicó que rechazan el proyecto por dos problemas fundamentales: “el distrito beneficia a la empresa que se localiza en el distrito, pero los beneficios los obtiene por toda la facturación de sus sucursales”, dijo. “Por otro lado, creemos que va a generar la revalorización del suelo de los barrios y a profundizar y financiar la expulsión que ya se está generando en La Boca, Barracas y San Telmo.”

El Distrito de las Artes tiene como propósito extender beneficios impositivos a “las personas físicas o jurídicas radicadas o que se radiquen” dentro del perímetro establecido (ver aparte). Entre ellos, “quienes realicen en forma principal alguna de las actividades promovidas” definidas en “Artes Visuales, Musicales, Literarias y Escénicas”.

Introduce la figura de “Desarrolladores de Infraestructura Artística” para quienes “realicen inversiones a través de la compra o locación de inmuebles en el Distrito de las Artes, para el fomento de las actividades promovidas”, “quienes realicen ampliaciones, reformas y/o refacciones en inmuebles propios o alquilados dentro del Distrito de las Artes que se destinen al fomento de las actividades” y también para aquellos que “efectúen aportes para la compra, locación, ampliación, reforma y/o refacción” de estos inmuebles. Incluye entre los beneficiarios a universidades e institutos, centros educativos y estudios de artistas. La ley habla de escuelas de teatro, pero no menciona a los teatros ni otros espacios culturales y artísticos como parte de los beneficiarios.

El artículo 10 dice que los ingresos generados por el ejercicio en el Distrito de las Artes “están exentos del Impuesto sobre los Ingresos Brutos durante un plazo de diez (10) años”. A continuación plantea que los “Desarrolladores de Infraestructura Artística” podrán “computar el veinticinco por ciento (25%) del monto invertido como pago a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Brutos por todas las actividades que desarrollen en la Ciudad de Buenos Aires”. «

 

 

 

Comentarios

Ingresa tu comentario