Buenos Aires, 23/09/2017, edición Nº 1774

Articular la Ciudad con el Gran Buenos Aires

La legisladora porteña Alejandra Caballero (PRO) aseguró en Clarín que ambas jurisdicciones deben trabajar unidas en proyectos comunes.

(CABA) La complejidad de las temáticas que comprende cualquier megalópolis tiene similitudes, así como particularidades que las hacen únicas. Existen experiencias y políticas que son de aplicación en más de una mega ciudad; sin embargo, ninguna es transferible sin una adaptación.

El AMBA (en 40 municipios más la Ciudad de Buenos Aires, abarca una superficie de 2600 km2 y alberga a un tercio de los habitantes de nuestro país) comprende diferentes dimensiones que aun no lograron ser abordadas de manera integral, más allá de su exponencial crecimiento demográfico.

Es cierto que esta región es un espacio metropolitano polinuclear constituido por muchos centros que se fueron desarrollando hasta conformar una verdadera constelación urbana.

Es la región más importante del país que concentra un alto índice de pobreza y una marcada asimetría reflejo de un profundo contraste de medios y recursos, así como de disponibilidad de servicios elementales para cubrir necesidades básicas de sus habitantes, tanto en cantidad como en calidad.

El AMBA se caracteriza por una realidad desproporcionada en aspectos importantes; abarca el 0.5% del territorio nacional y concentra más del 30% de la población, de la que el 40% es económicamente activa, aunque casi el 40% de los hogares posee necesidades básicas insatisfechas y acumula el 30% del padrón electoral.

Es hora de separar lo urgente, de lo importante y las coyunturas políticas, de las respuestas a problemas concretos, porque las demandas de solución de problemas y atención de necesidades son hoy, ahora y subsisten más allá de calendarios electorales.

Una llave es acordar prioridades de cooperación interjurisdiccional, sumando al trabajo técnico de los equipos de gobierno el trabajo coordinado de legisladores de Provincia, Ciudad y Municipios, a través de la conformación de un Parlamento Metropolitano.

Como toda megalópolis es un organismo que nunca duerme y la movilidad es su sistema circulatorio que demandaba la creación de un cerebro: una entidad tripartita que desarrolle planeamiento estratégico y políticas que mejoren la circulación y accesibilidad para acercar a las personas, disminuir tiempos de traslado y riesgos de accidentes; en definitiva, que mejoren la calidad de vida de los habitantes.

No obstante, el sistema de transporte y movilidad no es un clúster aislado y es parte, primordial sin dudas, pero un componente más del planeamiento urbano del AMBA y debe ser pensado así en la planificación y financiamiento.

Los desafíos del AMBA deben encaminarse hacia instancias de cooperación e instrumentos de gestión, con agencias que planifiquen y gestionen temas sectoriales específicos y consorcios de municipios. Es fundamental la planificación estratégica del financiamiento para inversiones en infraestructura económica y social y para mantenimiento de activos existentes, mediante instrumentos para apalancar financiamiento y otros de uso probado en el mundo.

transito

Los temas son múltiples: transporte, seguridad, residuos, cuencas, territorio, educación, salud, puertos, ambiente. Las demandas aumentan proporcionalmente al aumento de población en puentes y vías de acceso a CABA, Au Ribereña, Au Buenos Aires/La Plata, Centros de trasbordo multimodal, integración de villas.

Hay que dar respuestas concretas, crear nuevos espacios de diálogo y articulación interjurisdiccional que convoquen a los actores del AMBA. Hay una agenda que nos compromete, pero lo más indispensable es que haya decisión política de trabajar en los temas metropolitanos.

Si las jurisdicciones que integramos el AMBA nos comprometemos a trabajar desde los Ejecutivos y Legislativos con participación del sector privado, en una agenda sostenible en el tiempo, a partir de planificación estratégica y prioridades acertadas, transitaremos un camino de encuentro que nos acerque y nos integre, para convivir en una mega ciudad un poco más segura, un poco más limpia, un poco más saludable, un poco más educada y un poco más ordenada. Ese es nuestro desafío de cara al futuro.

Comentarios

Ingresa tu comentario